La responsabilidad con el medio ambiente

Recuerdo hace muchos años cuando terminé la universidad y entré a un curso de pedagogía para poder dar clases, que entre otros temas que se discutieron fue la posibilidad de reciclar la basura, tema que nos tenía entusiasmados a algunos de nosotros como contadores, abogados psicólogos, etc. Sin embargo, el único ingeniero químico que había en la clase nos comentó que eso era poco viable y demasiado caro.

Hoy en día se está preparando la cumbre de medio ambiente, la COP26, en la cual los líderes del mundo discutirán las acciones que se han tomado y las que se deberán tomar para detener o frenar el cambio climático.

En realidad, todo se reduce a la sobrevivencia de la vida en nuestro planeta. Existen muchos retos en relación con la ecología y la bio diversidad, la relación que existe entre las diversas especies y como la actividad del ser humano está alternado esas relaciones.

La actividad humana es la que está produciendo todos esos cambios, y solamente los individuos y sus instituciones pueden hacer algo para detenerlo. Yo no soy experto en estos temas; sin embargo, considero que no podemos dejar la solución solo al gobierno, ni tampoco puede ser iniciativa de algunos cuantos. La solución solamente tendrá resultados si todos ponemos de nuestra parte y realizamos acciones encaminadas a cambiar todas aquellas costumbres que ponen nuestro grano de arena para provocar todos esos efectos.

En el ámbito empresarial y de negocios, las compañías, sean estas privadas, públicas o del gobierno, deben incluir dentro de sus objetivos todas aquellas medidas que abonen a los cambios de patrones de conducta para frenar y en la medida de lo posible revertir los efectos perniciosos sobre la naturaleza de sus actividades. Desde disminuir el consumo de recursos no renovables y contaminantes como son combustibles fósiles, hasta disminuir la famosa huella de carbono que todos estamos dejando en el planeta.

El cambio cultural en las empresas significa incorporar una visión de muy largo plazo a la hora de invertir en ciertas iniciativas que no van a abonar a la generación inmediata de utilidades, desde investigación de nuevas maneras de trabajar, producir y distribuir, hasta los cambios en las actividades cotidianas que permitan disminuir el efecto contaminante que dejamos por estas.

En la parte de investigación, es abandonar la idea de desechar las iniciativas ecológicas, por que salen muy caras, y ponerse a investigar como si ponerlas en marcha.

El gobierno corporativo de cualquier tipo de entidad, debe de reconocer dentro de sus obligaciones el compromiso hacia el cambio climático y una operación más sustentable, por lo mismo debe incluir en sus estrategias, todas aquellas medidas que permitan no solamente contribuir con acciones dirigidas a mejorar la ecología sino también hacer los ajustes necesarios en la operación de las empresas que permitan que con el tiempo la compañía tenga un impacto neutral en el ambiente.

De ahí las empresas deberán dedicar parte de sus recursos y esfuerzos a tener una operación más sustentable desde un punto de vista ecológico y fomentar el cambio en los individuos que colaboran o que tienen intereses en la misma.

Al final de cuentas, todas estas iniciativas tendrán rendimientos traducidos en una vida mejor para las generaciones futuras.