Por qué vale la pena tener un buen Gobierno Corporativo

Para comprender por qué vale la pena tener un buen gobierno corporativo, primero es necesario analizar el concepto de Gobierno Corporativo, para ello, el Código de Principios y Mejores Prácticas de Gobierno Corporativo (CPMPGC) aporta las siguientes definiciones:

  • Gobierno Corporativo es el sistema bajo el cual las sociedades son dirigidas y controladas.
  • En un concepto más amplio, la OCDE considera que gobierno corporativo implica un conjunto de relaciones entre la administración de la sociedad, su consejo, sus accionistas y los terceros interesados. Gobierno Corporativo también provee la estructura a través de la cual los objetivos de la sociedad son determinados, así como es monitoreado su desempeño y cumplimiento.

Como puede notarse en las anteriores definiciones, si queremos tener un adecuado sistema de relaciones entre la administración de la sociedad (dirección general), su consejo, la asamblea de accionistas y los denominados terceros interesados para mantener un efectivo y transparente gobierno corporativo, debieran formalizarse suficientemente los conceptos, mejores prácticas y principios de gobierno corporativo recomendados por el CPMPGC en los estatutos sociales, reglamentos de la asamblea de accionistas, del consejo de administración y de sus comités, en el Código de Ética, en las actas y/o minutas de dichos órganos superiores e intermedios, en los contratos clave firmados con terceros, así como en las políticas aplicables emitidas por la dirección general de las sociedades mercantiles, civiles y asistenciales.

A continuación, se resumen los principales beneficios que aporta un buen sistema de gobierno corporativo en todo tipo de sociedades, tanto grandes, como Pymes:

1) Ayuda a transparentar y formalizar las decisiones y acuerdos entre los accionistas (principales y minoritarios), consejeros patrimoniales e independientes, dirección general, directivos de la empresa e incluso con los denominados terceros interesados, cuando sea aplicable (Gobierno Federal, estatal y municipal, clientes, proveedores, asesores, abogados, auditores externos, bancos, etc.), dando mayor confianza a todos éstos en la sociedad en cuestión.

2) Apoya en lograr una mejor interrelación entre el consejo de administración y la dirección general conjuntamente con sus directivos clave al proporcionar información y documentación más adecuada, confiable, oportuna, completa y transparente, proporcionando mayor confianza a los consejeros patrimoniales y sobre todo a los consejeros independientes.

3) Las sociedades que tienen establecido un gobierno corporativo debidamente estructurado y formalizado, generalmente llevan una administración más eficiente, un mejor uso de sus recursos financieros, tecnológicos, humanos y materiales, lo que genera una mayor competitividad y mejores parámetros de desempeño financiero, haciéndolas más atractivas para los inversionistas actuales y potenciales y posicionándolas mejor que su competencia nacional y extranjera.

4) Facilita obtener financiamiento externo tanto de créditos otorgados por las instituciones financieras, de la BMV y de particulares, así como capital social adicional por parte de inversionistas y accionistas potenciales nacionales y extranjeros, ya sea para proyectos específicos o para capitalizar mejor a la empresa.

5) Para los accionistas no fundadores de la empresa, genera una mayor confianza en éstos y particularmente a los inversionistas de los fondos de inversión e institucionales, tanto nacionales, como extranjeros, que tienen como reglas depositar sus recursos solo en aquellas entidades que demuestren tener un sólido gobierno corporativo. Situación que aplica tanto a las sociedades de la BMV como a las empresas privadas que buscan o se esfuerzan en mantener dicho financiamiento.

6) Mejora la gestión de los riesgos estratégicos de la empresa por tener estructuras de gestión más sólidas para el largo plazo, preparándola de mejor forma ante las contingencias y amenazas de todo tipo, tanto nacionales como extranjeras.

7) Facilita la gestión de la empresa para convencer a potenciales y mejores clientes y proveedores estratégicos, bien posicionados en el mercado y/o con la mejor tecnología, que solo tienen relaciones o intercambios con empresas con un sólido gobierno corporativo.

8) Contribuye para conseguir y convencer a mejores consejeros independientes más expertos, con mejor visión de negocios y prestigiados en su medio, con lo cual, además de incrementar el nivel de gobierno corporativo de la empresa, se refuerza una definición más independiente tanto del rumbo estratégico, como de la vigilancia de la operación y administración de la sociedad y de la aprobación de la gestión de la dirección general.

9) Igualmente, facilita la atracción y contratación de mejores directivos y ejecutivos clave por darles mayor confianza prestar sus servicios en empresas más serias y con un sólido gobierno corporativo, lo cual redundará en llevar las mejores estrategias, prácticas comerciales, financieras y de productividad del mercado para potenciar el desarrollo y crecimiento de la sociedad.

10) Asimismo, facilita contratar, cuando se requiere, los mejores profesionistas independientes clave y más prestigiados en su medio, como son determinados asesores de comercio exterior, abogados, firmas de ingeniería, auditores externos, fiscalistas, etc. que solo tratan con sociedades con un sólido gobierno corporativo.

11) Derivado de todos los puntos anteriores, el buen y soportado gobierno corporativo facilita la creación de sinergias dentro de las áreas y unidades de la misma sociedad, así como con otras empresas externas y los diferentes grupos de interés, apoyando el principio básico 2 de gobierno corporativo del CPMPGC relativo a la generación de valor económico y social, así como la consideración de los denominados terceros interesados en el buen desempeño, la estabilidad y permanencia en el tiempo de la sociedad.

12) Como resultado de los puntos anteriores, genera beneficios para la economía nacional y una mejor imagen de la empresa tanto para la comunidad como para los gobiernos federal, estatal y municipal, facilitando los acuerdos con éstos últimos, por cumplir, entre otros, con el principio básico 4 del CPMPGC referente a la conducción honesta y responsable de la sociedad, apoyándose también en el cumplimiento de todas las disposiciones legales a que está sujeta la sociedad, con base en el principio básico 11 del código ya citado.

Conclusiones

Debido a las doce razones anteriormente presentadas, es altamente recomendable para todo tipo de sociedades establecer y mantener en funcionamiento una sólida estructura de gobierno corporativo para lograr la generación de valor económico y social, la estabilidad y la permanencia en el tiempo de la empresa, así como para mejorar su imagen ante los denominados terceros interesados y para también incrementar su productividad, competitividad y rentabilidad.

Para ello habrá que analizar y decidir si dentro de la sociedad, se cuenta con un experto en gobierno corporativo, o bien, recurrir a un profesionista externo para preparar, coordinar y mantener el plan correspondiente.

Ramón Serrano Béjar, consultor Independiente en Productividad y Gobierno Corporativo
[email protected]