Pago de nómina, pérdida de talento, cierre de operaciones y bienestar de la gente, inquietudes de las empresas mexicanas

Actualmente las empresas en México se encuentran en un momento de transición, por lo que están desarrollando estrategias para reanudar actividades presenciales con el objetivo de continuar con sus operaciones y de buscar su recuperación económica.

Al mismo tiempo que se encuentran trabajando en esta planeación, las compañías están detectado una serie de preocupaciones, a más de un año de la declaratoria de emergencia sanitaria en el país. Por ejemplo, de acuerdo con el “Termómetro Laboral” que realizamos en OCCMundial, la mayor inquietud para el 30% de las organizaciones es la caída de ventas, porque esto complicaría su supervivencia, ya que desde que inició la pandemia muy pocos negocios han logrado mantener o incrementar sus ganancias, por el contrario, la mayoría han presentado pérdidas.

Otra de las inquietudes expresadas, que va de la mano con el punto anterior, es tener recursos para pagar la siguiente nómina, así lo reveló el 19% de las empresas. Si bien a lo largo de estos meses las organizaciones han estado apoyando a sus colaboradores, en muchas ocasiones los ingresos obtenidos apenas logran pagar los compromisos básicos del negocio y de personal, así que cualquier pérdida es en perjuicio de los empleados. De esta manera, vemos que el 16% de las compañías teme empezar a hacer recortes de personal ante esta situación.

Relacionado con lo anterior, vemos que al 17% de los negocios les preocupa que su gente se vaya a otras compañías por no poder ofrecerles ascensos o aumento de sueldo, ya que esta situación ha hecho que muchas personas decidan buscar mejores condiciones laborales en otras partes o, incluso, emprender.

Por último, el 7% de las empresas nos dijo que sus preocupaciones se centran en el cierre definitivo de sus operaciones y en la salud de los colaboradores, porque en algunos casos, mencionaron, haber perdido personal por el número de contagios registrados.

Con todo este contexto y ante este tipo de inquietudes, los negocios se han visto en la necesidad de reinventarse y ante la falta de incentivos monetarios, le están dando relevancia al “salario emocional”, que es cualquier compensación no monetaria que ayuda al bienestar de los colaboradores.

Dentro de estos beneficios que las empresas, ya sean chicas, medianas o grandes, pueden ofrecer a sus equipos de trabajo son aquellos dirigidos a la salud, tanto mental como física. En el caso de la salud mental, actualmente son necesarios los apoyos ante la ansiedad y el estrés que se vive por la incertidumbre tanto económica como de salud para ayudar a lograr la paz emocional. Por ejemplo, se pueden ofrecer sesiones virtuales de ayuda psicológica, de meditación, de socialización, con el fin de pasar el rato y olvidarse de las presiones personales y laborales.

Hay algunos beneficios que no requieren grandes inversiones e incluso, gracias al uso de la tecnología, pueden obtenerse de manera gratuita, lo importante es la creatividad que tengamos como compañías para buscar mantener motivados a nuestros equipos de trabajo, lo que a corto, mediano y largo plazo resultará en la continuidad del negocio y su recuperación económica.

*El autor es Director de Operaciones (COO) de OCCMundial, el Centro de Carrera Profesional en línea