Obstáculos que detienen el crecimiento de las mujeres directivas

Foto: Especial

Uno de ellos es la dificultad para combinar el cuidado de los hijos con las exigencias del puesto.

La dificultad para combinar el cuidado de los hijos con las exigencias que representa un puesto directivo, así como la falta o poca eficacia de políticas de igualdad de género en la empresa, son los principales obstáculos que enfrentan las mujeres mexicanas en su camino hacia la alta dirección.

A estas se suma una cultura empresarial que da por hecho que las mujeres no están comprometidas con su carrera profesional, señala el estudio “Las mujeres ejecutivas en un año de pandemia, Monitor de género Latam 2021”.

El estudio realizado por Esade a más de 1,000 mujeres de Colombia, Chile, México y Perú, también determina que en la región 83% de las directivas opina que en su país hay un trato desigual a favor del hombre para ocupar puestos de alta dirección, marcado principalmente por una desigualdad salarial, falta de reconocimiento de las tareas y dificultad para conciliar la vida familiar y laboral.

El 60% de las entrevistadas reconoce que su empresa aplica medidas para la igualdad de género, como: flexibilidad laboral, medición de trabajo por desempeño y la formación para el liderazgo.

Sin embargo, las directivas señalan que se requieren indicadores que midan la igualdad de oportunidades, flexibilidad de horario y teletrabajo.

La encuesta también precisa que 90% de las mujeres en puestos directivos considera necesario un cambio de mentalidad.

“A pesar de todos los esfuerzos que están haciendo las empresas hay un testarudo pensamiento de cuál es el papel de la mujer y el papel del hombre en la sociedad”, señala Eugenia Bieto, directora de Esade Women Initiative y líder del estudio.

Pandemia y home office

Al declararse la pandemia, 63% de las directivas en Latinoamérica comenzó a trabajar en home office, enMéxico, el porcentaje fue del 55%, mientras que en Colombia del 71% y en Chile y Perú del 73 por ciento.

En México, 25% implementó un modelo híbrido pero 15% continuó laborando en su centro de trabajo por ser un sector considerado esencial.

Después de la pandemia, el teletrabajo y la forma mixta está pensada como permanente en la región. El 47% continua en home office y 24% con un modelo híbrido, destacó Patricia Cauqui, directora Académica en programas de Gender Balance.

Sin embargo, 73% dice que la pandemia va a tener un impacto negativo en el avance de equidad de género en el país y 44% piensa que la pandemia le va afectar a su promoción. En México las cifras son de 39 por ciento.

La corresponsabilidad, es decir dividir las tareas en el hogar, que en su mayoría correspondían en el cuidado de los hijos, jugó un papel importante, pues 65% de las encuestadas que vive en pareja dice que compartían las tareas domésticas, durante la pandemia la repartición de tareas representó 78 por ciento.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario