Flexibilidad laboral, pendiente para 63% de empleados

Los mexicanos son lo que mayor estrés laboral sufren. Foto

Aunque la pandemia permitió reflexionar sobre la importancia de mantener un adecuado equilibrio entre vida personal y laboral, algo que muchas empresas ya han trabajado y que los empleados cada día piden más, solo un 37% puede decir que cuenta con flexibilidad en sus centros de trabajo, revela el termómetro laboral de OCCMundial.

De acuerdo con el reporte, un 63% de los empleados admitió no tener ningún tipo de acciones por parte de su empresa para mantener ese equilibrio, a pesar de que este tema no es exclusivo de la pandemia, ya que desde 2019, entró en vigor la Norma Oficial Mexicana (NOM-035) que busca atender los riesgos psicosociales que se presenten en los espacios de trabajo, como el estrés laboral o el desequilibrio del sueño, lo que puede atenderse con programas flexibles y otras medidas de cuidado.

Datos de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, los mexicanos son los que más trabajan al año, con 2,148 horas, seguido de Costa Rica con 2,121 horas, Corea con 1,993 y Rusia con 1,972 horas. A pesar de lo que puede pensarse, este tiempo no mejora la productividad, pues cada empleado genera en promedio 21.6 dólares por hora, cuando la media es de 1,726 horas anuales por persona.

Asimismo, el país es de los de mayor índice de estrés laboral y actualmente, un 75% de los mexicanos lo padece, revelan datos del Instituto Mexicano del Seguro Social. La pandemia ha incrementado este problema con el home office, donde se aumentó la carga de trabajo y persecución de los empleados.

Las medidas

Al cuestionar al 37% de los empleados que sí cuentan con medidas flexibles, se encontrón lo siguiente

  • 44% tiene el llamado “viernes corto”
  • 29% puede solicitar días extra de descanso sin que se vea afectada su nómina
  • 22% cuenta con un horario libre donde ellos pueden elegir sus horarios siempre y cuando cumplan con sus tareas y objetivos
  • 5% tiene otro tipo de beneficios como el día de cumpleaños no laborable, entre otros.

Ante esto, parte de las acciones que las empresas pueden implementar para dar mayor flexibilidad y combatir el estrés laboral de los colaboradores, son:

  • Crear horarios acorde a las necesidades de las personas que no afecte el cumplimiento de objetivos
  • Medir desempeño por objetivos, no horas
  • No saturar de trabajo solo por estar en casa
  • Generar una sana comunicación e implementar diversos canales
  • Monitorear si se presenta algún problema personal o en el trabajo del colaborador
  • No solicitar cosas fuera del horario de trabajo o los fines de semana
  • Promover la actividad física y mental
  • Brindar apoyo en caso de ansiedad, depresión u otro conflicto. Si es posible, se puede ofrecer apoyo psicológico
  • Promover buenos hábitos y alimentación saludable
  • Hablar con ellos para conocer sus necesidades, inconformidades, ideas, entre otros. Cuando los empleados se sienten escuchados y valorados, su compromiso aumenta y su bienestar mejora.
CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario