Empresas gimnásticas, el modelo que ha nacido en la pandemia

Tienen mejores resultados que las tradicionales. Foto: Especial

En estos 17 meses de pandemia, las empresas han sufrido múltiples transformaciones y uno de los más relevantes ha sido la evolución a modelos innovadores y el nacimiento de empresas gimnásticas, aquellas que se centran más en los resultados que en el proceso, combinan la estructura y la gobernanza, con la capacidad de flexionar y pivotar, revela la encuesta Pulse of the Profession 2021, realizado por el Project Management Institute (PMI).

“Una verdadera transformación depende de las personas involucradas, y esas personas necesitan habilidades impulsoras como liderazgo colaborativo, empatía, una mentalidad innovadora y empoderamiento para poder desarrollarse continuamente”, dijo Ricardo Triana, director ejecutivo de PMI Latinoamérica.

Añadió que otro aspecto que caracteriza a las empresas gimnásticas es que tienen una actitud flexible o estructurada según lo requiera la situación; priorizan la transformación digital; desarrollan a los empleados para aumentar sus habilidades; y se centran en los resultados, independientemente de los procesos utilizados para lograrlo.

Respecto al desarrollo de habilidades, esto se logra capacitando a todos los empleados para que impulsen el cambio mediante el desarrollo de una cartera integral de habilidades, lo que permite dar una cara nueva a la dirección de proyectos. Esto impulsará el liderazgo colaborativo, lo que es una de las mayores prioridades para 54% de estas empresas, en comparación con 42% de las empresas tradicionales.

"Al permitir que los empleados trabajen de manera más inteligente, eleven sus habilidades de poder y desarrollen perspicacia comercial, las organizaciones de gimnasia brindan valor financiero y social, independientemente de los desafíos que se les presenten", destacó Mike DePrisco, director de operaciones de PMI.

Gimnásticas vs tradicionales

Sin embargo, muchas empresas siguen con el modelo tradicional, siguen siendo rígidas en sus estructuras y sus formas de trabajo, favoreciendo los enfoques ampliamente planificados y metódicos. A diferencia de lo que se puede pensar respecto a que aumenta la productividad, la realidad es lo opuesto, no hay grandes resultados como los tienen las gimnásticas.

Otra diferencia es que las empresas tradicionales utilizan las habilidades interpersonales, también conocidas como impulsoras, principalmente para motivar y obtener alineación o, en el otro extremo, para facilitar la toma de decisiones autónoma. En cambio, las gimnásticas defienden sus habilidades impulsoras como un medio para inspirar y entregar, dependiendo de las circunstancias y las personas.

“Y, aunque las empresas tradicionales pueden alentar un enfoque artesanal en habilidades especializadas o un enfoque más generalista, las empresas gimnásticas son más conscientes de la necesidad de crear amplitud y profundidad”, indica el estudio.

Estas diferencias, tienen como resultado mayor productividad (71 % frente a 53 % de las empresas tradicionales), al igual que una alta madurez en la dirección de proyectos (52 % frente a 45 %).

Asimismo, tienen más probabilidades de tener un alto nivel de madurez en el proceso de obtención de beneficios (39 % frente a 33 %) y un desempeño de la oficina de dirección de proyectos (PMO) departamental/regional/divisional “excelente” o “muy bueno” (el 49 % frente al 43 %).

Como resultado de un mejor desempeño del proyecto, las empresas gimnásticas solo notaron un 9 % de pérdida de la inversión en comparación con un 10,5 % en las empresas tradicionales.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario