La confianza debe estar basada en flexibilidad y empatía con el empleado

El liderazgo tiene que evolucionar a tener confianza en los empleados. Foto: Shutterstock

El líder debe tener una mejor comunicación a través de medios remotos y medir los resultados de forma objetiva

Amelia se levanta todos los días a las 7 de la mañana y a pesar de que este año trabaja desde casa, sale a comprar los víveres, prepara el desayuno para su esposo e hijos, y se conecta a su trabajo a las 9 de la mañana, dos horas después tiene una junta por zoom y a la misma hora debe estar atenta a la clase en línea de su hijo, pues su esposo también está en junta.

El enlace terminó pero el trabajo continúa, entre llamadas y reportes el tiempo corre, llega la hora de la comida y Amelia aún tiene que preparar, pues anteriormente su mamá le ayudaba en la casa, pero con la pandemia de Covid-19 no ha podido ir.

Después de comer hace la tarea con sus hijos, un poco de limpieza y continúa con el trabajo; son las 8 de la noche y Amelia aún debe entregar un reporte, pero sabe que cuenta con el apoyo de su jefe que sin su consentimiento no podría haber hecho tantas cosas en el día.

Amelia es un personaje ficticio, pero como ella cientos de mujeres trabajan y tienen que cuidar de la familia, trabajo que incrementó cuando llegó la pandemia; sin embargo, una gran cantidad de empleados no corre con la misma suerte, pues el modelo de trabajo, a pesar de ser home office se limita a un horario de oficina y no a resultados.

“El liderazgo tiene que cambiar y evolucionar a tener confianza en los empleados, una mejor comunicación a través de medios remotos y medir los resultados de forma objetiva”, menciona en entrevista Gabriel Alvarado, director general y vicepresidente para UKG Latinoamérica.

Flexibilidad

Para Alvarado, un problema al implementar home office fue el querer llevar el horario de oficina a la casa, pero las cosas no podían ser así, sobre todo para las mujeres, quienes al mudar el trabajo y con los hijos en clases en línea, dedicaron más tiempo al cuidado de la casa y los niños.

En este sentido, la flexibilidad no solo se refiere a un horario dinámico, sino a entender y ser empático con las necesidades de los trabajadores. Tal vez a los colaboradores les es más fácil entregar un reporte o conectarse a una junta por la tarde que por la mañana o tienen un familiar enfermo y necesitan más tiempo lejos del trabajo para atenderlo, incluso en días de descanso.

“La confianza debe estar pensada en una flexibilidad y empatía con el empleado”, destaca Alvarado.

De acuerdo con el informe "Confianza en el lugar de trabajo moderno" del Workforce Institute de UKG y Workplace Intelligence, más de la mitad de los empleados y líderes empresariales dice que la confianza en su organización ahora es mayor que antes de la pandemia, tan sólo en México la confianza en el lugar de trabajo mejoró 56 por ciento.

El líder a la distancia

Conforme las restricciones sanitarias aumentaron, los líderes necesitaron gestionar equipos remotos que mantuvieran la productividad. Para ello, los ejecutivos tuvieron que dominar nuevos lenguajes y estilos de comunicación, pero sobre todo, brindar transparencia y confianza para fomentar una cultura de trabajo positiva entre los trabajadores remotos.

Pero la gestión a distancia no se trata de tener el control remoto, sino ser consciente de no estresar a los trabajadores mediante la microgestión de proyectos, como suele pasar en el entorno de la oficina.

Muchas organizaciones generaron una cadena de comunicación usando las herramientas tecnológicas, como Zoom, Microsoft, WhatsApp, videos, entre otros.

Nuevo modelo de evaluación

Alvarado detalla que se tuvo que migrar a un modelo objetivo de evaluación de los colaboradores a uno basado en resultados.

“Como líder, deben ser capaces de confiar en sus trabajadores y de no sentir la necesidad de controlarlos todo el tiempo”, menciona Stephan Surber, Líder Global de la Práctica de Servicios Financieros para Page Executive.

Destaca que el Coeficiente de Adaptabilidad es una forma de medir la adaptabilidad de las personas y puede utilizarse para conocer o examinar su potencial individual.

“Es una medida de las habilidades, características y factores ambientales que impactan en los comportamientos y acciones exitosas de las personas y organizaciones para responder efectivamente a la incertidumbre”.

Con el trabajo remoto, los líderes tienen el papel crucial de mantener al equipo motivado, positivo y conectado en un nuevo ambiente laboral.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario