Finanzas, materia pendiente para los emprendedores

Se requiere crear un nuevo modelo de trabajo financiero qué analice en qué estado se encuentra la empresa. Foto: Especial

De las causas de muerte de una empresa, 40% se debe a un mal control financiero y 34% a problemas administrativos

Cuando un emprendedor trabaja en su negocio, usualmente se concentra en la parte de atención a clientes, diseño de productos, calidad de los mismos o las ventas, dejando un poco descuidada una de las áreas pilares de todo negocio: la financiera.

No importa si una empresa creó una solución innovadora que revoluciona el mercado, si no tiene una adecuada educación financiera, el negocio morirá. Desafortunadamente este es el destino de millones de empresas en México.

Datos del Instituto de Emprendimiento Eugenio Garza Lagüera indican que el cierre de empresas se da, principalmente, por problemas financieros con 40% y administrativos con 34 por ciento. Esto deriva en que 65% de los problemas sean ingresos insuficientes; 40% exceso de gastos operativos y 40% mala administración del dinero.

“Las finanzas son la sangre de los negocios. El problema es que no estamos acostumbrados a la educación financiera”, explicó en entrevista con El Economista, Moris Dieck, consultor en estrategia de negocios y autor del libro “El inversionista de enfrente”.

Detalló que esta situación se vio con mayor fuerza desde el inicio de la pandemia, que ante un panorama incierto, las empresas enfocaron su atención en el departamento de finanzas que muchas veces no estaba bien atendido.

Muestra de ello es que 1 millón 10,857 micro, pequeñas y medianas empresas han muerto por la crisis, pues de los 4.86 millones de establecimientos registrados en los Censos Económicos de 2019, solo sumaron 3.85 millones en el censo del 2020, indica el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Esta situación se dio por la baja de ventas y cierre de negocios, pero en gran medida por la gestión financiera de los microempresarios. Quienes trabajan adecuadamente esa área han solventado mejor la situación y siguen vigentes.

Las lecciones

El especialista que participará en el festival de emprendimiento INCmty 2021, organizado por el Tec de Monterrey, resaltó que ante la crisis sanitaria, las empresas aprendieron dos lecciones: priorizar el flujo de efectivo y liquidez, y valorar qué negocio es el que tienen, si aún valía la pena invertir y continuarlo. Ahora, se tiene un rigor financiero más estricto y la necesidad de innovar.

Para ello, es necesario crear un nuevo modelo de trabajo financiero, que comience por analizar dónde está parado el emprendedor en su negocio, cuál es la situación, si aún es vigente, tiene potencial, entre otros factores.

El segundo paso se basa en hacer uso adecuado del dinero. Aunque pueda parecer lógico, muchas veces no se sabe qué hacer con ello porque se destina a cosas no necesarias o no hay un adecuado control. Si hay levantamiento de capital, analizar que sea buen momento para la empresa. También hay que ponerse en los zapatos de los inversionistas y pensar en la visión del financiero.

El tercer aspecto es difundir la cultura financiera en todos los involucrados en la empresa, aunque no sean del área financiera.

Finalmente, no hay que olvidar que las finanzas empresariales tienen las mismas bases que las personales, por lo que si el emprendedor no goza de buena salud en su gestión, su empresa tampoco lo hará.

“Los fundamentos de las personales y empresariales son los mismos. En el INCmty será bueno poder compartir sobre la importancia de las finanzas y abordarlas desde el cómo”.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario