Emprende con tu aguinaldo por menos de 10,000 pesos

Hay muchas opciones para emprender con montos pequeños. Foto: Especial

El aguinaldo es una de las prestaciones más esperadas por los empleados, pues ese ingreso extra que tiene un monto mínimo de una quincena, servirá para diferentes fines como cubrir gastos del hogar, comprar regalos para la familia o pagar deudas; sin embargo, ¿qué tal si este año, si aún te sobra un poco, lo inviertes para comenzar un negocio?

Aunque para estas fechas es probable que lo recibido en el aguinaldo ya se haya reducido o acabado, es muy posible que también se haya guardado o al menos una parte para hacer frente a la crisis económica que vivimos por la pandemia. Por ello es importante hace un uso adecuado y no desperdiciarlo en cosas triviales o innecesarias.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, la mayoría de los mexicanos, 30.5 millones, ganan de dos a cinco salarios mínimos mensuales, lo que se traduce en un rango de 3,968 a 18,482 pesos. Considerando que la mayoría de los aguinaldos son de 15 días, lo que se puede obtener va de los 1,984 a 9,241 pesos.

Si bien, tener un monto menor a los 10,000 pesos puede parecer insuficiente para comenzar un negocio, la realidad es que alcanza perfecto para muchas cosas, ¿cómo cuáles? A continuación te decimos tres:

Postres y bebidas

Si lo tuyo es la comida, en especial los postres o golosinas, ¿por qué no emprender en ello?

Puedes comenzar desde tu casa o con un local pequeño en donde vendas crepas, helados, pasteles, gelatinas, donas, cafés, tés o algo similar.

Los ingredientes que se necesitan, puedes costearlos con menos de 10,000 pesos, al igual que si sumas máquinas para hacer waffles, máquinas de helado o cafeteras. Recuerda que los grandes emprendimientos comienzan con pequeños pasos, por lo que aunque puedas verlo pequeño ahora, si trabajas duro en tu proyecto, algún día puede convertirse en una cafetería o fuente de sodas exitosa.

Impartiendo clases

Si hay algo que la pandemia dejó de interés en la personas es la necesidad de aprender cosas nuevas, desde los conocimientos técnicos para sus trabajos, así como otras actividades de gusto personal, que sean más recreativas.

Por ello, piensa qué es eso que sabes muy bien, ya sea educativo o como hobbie, y planea cómo enseñarlo a otros. Pueden ser clases de negocios, redes sociales, baile, cocina, ejercicio, entre otros, las posibilidades son infinitas.

Cuando definas tu oferta, invierte en lo que necesites para compartir tus cocimientos, por ejemplo, material didáctico, para hacer ejercicio, tapetes de yoga, aparatos de sonido, bocinas, entre otros. Puedes hacerlo en línea, en un local comercial o desde tu casa, todo dependerá de tu oferta.

Ventas por catálogo

Es una de las tendencias de mayor fuerza, sobre todo para las mujeres porque les ofrece flexibilidad y control de cómo trabajan.

Para esto, puedes invertir en artículos de belleza, cuidado personal o artículos para el hogar que son lo más demandado, y conforme pase el tiempo, incluso puedes poner una sede física donde reúnas todos tus productos y potencies más tus ventas. También puedes operar como dark store, solo entregando a domicilio. Verás que en poco tiempo, recuperarás tu inversión y tendrás buenos ingresos.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario