El buen gobierno corporativo y la equidad

Ayer, fue el Día de la Madres en México, y antier en Estados Unidos, así que ¡felicidades a todas las madres del mundo!, gracias a ellas, no solamente tenemos vida, sino también educación, principios, disciplina y amor por nosotros y por los demás.

Aun cuando, desde tiempos inmemorables, el hombre se ha autoasignado el título de rey del hogar, en realidad es la mujer quien siempre ha sido el pilar de la vida familiar. Efectivamente, en el presente existen excepciones; sin embargo, la mujer en su carácter de madre sigue llevando la mayor carga en el mantenimiento de la familia. Hablo del mantenimiento desde un punto de vista moral, ético y de unidad, además de su clara contribución en las tareas del hogar y económica.

Por lo anterior, debemos continuar la discusión sobre el papel de la mujer dentro del ambiente laboral. Desde la clara discriminación hacia las mujeres a la hora de seleccionar el personal, pasando por las diferencias en salarios, hasta las actitudes misóginas en el trato dentro de la empresa, son situaciones que continúan existiendo y que hacen que la mayoría de las mujeres no logre alcanzar las metas que quisieran dentro de su desarrollo personal. Si a eso agregamos el divorcio que la sociedad fomenta entre su desarrollo profesional y la búsqueda que pudiera tener de formar una familia, claramente la ponen en desventaja.

Con todo, existen ejemplos de mujeres que han logrado formar una familia y además destacar y ser exitosas en el ámbito laboral.

En cualquier entidad, la equidad debe ser un asunto que vaya más allá de políticas y procedimientos, debe estar entrelazado en la cultura y los valores que el gobierno y la administración fomenten.

La equidad no solamente es una palabra que deba incluirse en los valores, políticas y procedimientos, sino una actitud ya que el comportamiento de las personas que forman parte de la organización de la entidad son las que provocan o excluyen a las personas por sus diferencias, sean estas de género, religión, capacidades, raza, educación o cultura.

El gobierno de la entidad no debe solamente comunicar los valores, políticas y procedimientos que favorezcan la equidad y eviten la discriminación, también debe conocer y discutir todos los asuntos que surjan en la falta de equidad y tomar las todas las medidas necesarias para fomentar un ambiente inclusivo y de cooperación.

Regresando al tema específico de las mujeres y de aquellos hombres que tomen mayores responsabilidades en las tareas del hogar, la entidad debe incorporar todas aquellas mejoras que les permitan alcanzar su máximo desarrollo independientemente de si están casadas y quieren tener hijos. Las tecnologías modernas de interacción y trabajo a distancia pueden permitir que cualquier persona lleve a cabo muchas de las tareas asignadas desde su hogar.

Las guarderías infantiles cerca del lugar de trabajo también deben ser fomentadas, así como incluir horarios que permitan que las mujeres desarrollen sus actividades y atender a los hijos.

Dentro de todas las prácticas de discriminación laboral que hoy en día subsisten, pienso que la peor es aquella que se ejerce sobre las mujeres que son o quieren ser madres.