Robots colaborativos, opción para pymes

Foto: Especial

Las pequeñas y medianas empresas (pymes) en México pueden automatizar procesos monótonos sin la necesidad de invertir grandes recursos económicos, humanos u operativos. Los robots colaborativos (cobots), que son más pequeños y sencillos en comparación a las máquinas de las grandes líneas de ensamblaje tradicionales, son una oportunidad para que este tipo de negocios, que en México emplean a 72% de la Población Económicamente Activa, puedan automatizar procesos que, si bien aportan valor, son rutinarios y desgastantes.

A nivel mundial, 97% de la manufactura es realizada por pymes y en México, esta cifra alcanza a 99% de estos negocios, según el Inegi. De acuerdo con Daniel Ramírez, country manager de Universal Robots en México, los robots colaborativos responden a un nicho de mercado que requiere tener herramientas de fácil uso, fácil instalación, que son más económicas y que pueden estar cerca de los humanos, por lo que hacen más sencilla la colaboración entre máquinas y trabajadores.

“Los robots tradicionales son muy complejos de instalar y esto nos ha abierto un mercado muy grande, que es el sector de bajo volumen y alta mezcla, que es el que predomina en México, sobre todo con las pymes”, dijo Ramírez.

La industria de bajo volumen y alta mezcla es aquella que fabrica pequeñas cantidades de una gran variedad de productos distintos, lo que responde a los pedidos realizados por sus clientes.

“Para las empresas que no son las grandes armadoras, un robot tradicional es muy caro, porque no pueden costear especialistas en robótica, no pueden invertir en una línea totalmente automatizada con robots, pero sí tienen procesos monótonos que quieren automatizar y, lo más importante, que tienen un retorno de inversión positivo cuando se automatizan”, dijo.

Universal Robots es una empresa nacida en Dinamarca con 23 oficinas en 15 países, acaba de celebrar la venta de su robot colaborativo número 25,000 y se presenta como una opción de automatización sencilla, “para cuando una pyme, una Tier 1 o 2 quieren hacer un atornillado, una inspección sencilla o cuando quieren alimentar una línea con la ayuda de un robot”.

El precio de los robots de Universal Robots inicia en torno a los 20,000 euros (428,550 pesos al tipo de cambio del 6 de agosto del 2018) y llega hasta 35,000 euros (749,962 pesos al tipo de cambio del 6 de agosto del 2018). De acuerdo con Daniel Ramírez, la capacitación para instalar y operar es gratuita y el soporte técnico es sumamente sencillo.

A nivel mundial, la compañía, que detenta 50% del mercado de robots colaborativos a nivel mundial, estableció un récord de retorno de inversión de 34 días, mientras que el promedio global es de un año y en México, es de menos de dos años.

La adopción de este tipo de máquinas en México, según la experiencia de Universal Robots, varía de empresa a empresa, por lo que el país se encuentra en un proceso inicial de adopción de esta tecnología. “Nos encontramos con empresas que están negadas al cambio y a otras que están muy dispuestas a innovar. Estamos en la etapa de early adoption (adopción temprana)”, dijo Ramírez.

¿Los robots suponen pérdida de empleos?

En México, 52% de los trabajos son susceptibles de ser reemplazados por robots, es decir que alrededor de 25.5 millones de plazas laborales se perderían debido a las máquinas, de acuerdo con un reporte del Instituto Global McKinsey.

Para el country manager de Universal Robots, hasta el momento no hay una correlación directa entre el número de robots vendidos y las tasas de desempleo de diferentes países. Según el directivo, en muchos casos, los países más automatizados son aquellos en los que las tasas de desempleo son las más bajas.

Esto es cierto en el caso de países como Singapur, Japón y tal vez incluso en Alemania y Corea del Sur, en donde las tasas de desempleo van de 2 a 3.8%, según datos del Banco Mundial, pese a que entran en la lista de los países más robotizados realizada por el sitio especializado en robótica The Robot Report. Para países como Estados Unidos, Suecia o Italia, en donde las tasas de desempleo van de 4.4 a 11.3% y que también son de los países más robotizados del mundo, la realidad es distinta.

De acuerdo con Daniel Ramírez, esto se debe a que el desempleo tiene muchas causas y no está atado a la automatización de los procesos industriales y destacó que, de acuerdo con un estudio realizado por el Interactive Robotics Group del Instituto Tecnológico de Massachussets, la colaboración entre robots y humanos eficienta hasta 85% los procesos productivos en comparación a si son realizados sólo por un robot o un ser humano.

“Tenemos clientes, sobre todo en la zona fronteriza, que no están encontrando mano de obra para sus líneas de producción por lo que necesitan instalar cierto número de robots para poder mantenerlas funcionando o para poder implementar nuevos proyectos. En este sentido, las empresas no quieren automatizarlo todo, sino que quieren ser eficientes”, dijo.

En México, Universal Robots trajo su canal de distribución hace cuatro años y se instaló en el país hace dos. Atiende sobre todo a los sectores automotriz, alimentos, electrónica, consumo y dispositivos médicos y construyó en Querétaro el centro de capacitación en robótica más avanzado de América Latina.

Su director regional afirmó que la compañía ha crecido 100% año con año a nivel internacional y que la oficina de México no ha sido la excepción. Además, previó que seguirán invirtiendo en el país, sobre todo en personal de servicio. En todo el mundo, Universal Robots emplea a 680 trabajadores.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Rodrigo Riquelme / El Economista