Llevan telefonía a comunidades aisladas

Foto: Shutterstock

Después de trabajar en el campo oaxaqueño y ver la falta de servicios de comunicación como Internet y telefonía, Peter Lawrence creó Telecomunicaciones indígenas comunitarias, asociación civil que brinda servicio de comunicación telefónica a comunidades indígenas.

La implementación del sistema permite que comunidades alejadas, donde hay derrumbes o inundaciones por las lluvias, y que permanecen aisladas por días o semanas se mantengan en comunicación.

Incluso ha logrado salvar vidas, debido a que la mayoría de la población trabaja en el campo y puede comunicarse cuando sufren accidentes, cosa que antes era imposible, y que una mordedura de víboras, caídas a zanjas o estampidas de animales eran accidentes mortales.

“En Oaxaca menos de 10% de los hogares tienen una computadora pero más de 80% cuenta con un celular. Vimos que la gente los utilizaba como linterna o calculadora, pero no como teléfono”, menciona Peter.

La asociación, que se consolidó en marzo de 2013, como continuidad de Rhizomatica, organización que brinda servicio de comunicación en diferentes países, como África, es una propuesta social, organizativa, económica y tecnológica, que es posible adquirir con una inversión que va desde los 10,000 dólares hasta los 100,000, dependiendo del tamaño de la comunidad y que para ser rentable debe contar con más de 500 habitantes y no mayor a 5,000.

Además, la comunidad se convierte en dueña de la red, que consiste en una torre de seis o 30 metros, sobre la cual se instalan equipos que dan servicio a la comunidad.

Más de 60% del dinero que se genera con la red se queda en la comunidad, y se convierte en un beneficio para todos, los mismos habitantes aprenden a darle mantenimiento a la estructura, cuidan la red y cuando no saben cómo resolver un problema nos llaman”, relata Peter.

Ello evita el vandalismo y robo de la infraestructura, que sucede cuando compañías externas o el mismo gobierno busca instalar tecnología que en el mejor de los casos sólo dura un año.

Modelo económico

El primer proceso es tomar una decisión en conjunto, para ello los habitantes realizan juntas y deciden si quieren instalar la telefonía, después se comunican con la organización y se instala la tecnología.

Una vez que la red funciona, el usuario acude con una persona de la comunidad asignado como el administrador de la red local, que cuenta con una computadora que sirve como interfaz y le permite dar de alta un número telefónico.

Por el servicio, el usuario paga 42 pesos mensuales, de esa cantidad dos pesos se destinan a un fondo de apoyo mutuo, compuesto por las 16 comunidades que cuentan con la tecnología y que se usa en caso de emergencia, 25 pesos se quedan en la comunidad, para pagarle al administrador, o proveedores como Comisión Federal de Electricidad y 15 pesos se van a la asociación.

"Lo que nosotros hacemos le cuesta a un operador tradicional 10 a 20 veces más lo que a nosotros", esto debido a la tecnología y al involucramiento de la gente.

Además, de acuerdo a un estudio el impacto económico que tiene el sistema a las comunidades con 3,000 usuarios es de 6,450 dólares, ello porque gastan menos en comunicación y hacen más eficientes los tramites al no tener que ir al centro del estado para resolver un asusto y realizarlo por teléfono.

Crecimiento

Telecomunicaciones indígenas cuenta con una concesión del Ifetel para operar en cinco estados: Veracruz, Puebla, Chiapas, Guerrero y Oaxaca; sin embargo, actualmente solo brinda servicio a 16 comunidades de Oaxaca.

La asociación civil recientemente recibió el Premio UBS al emprendedor social y un monto de 600,000 pesos, que servirán para “fortalecer y formalizar una alianza con una empresa canadiense que nos ayudará con los equipos y una mexicana que permitirá realizar las instalaciones en el resto de las entidades”, finaliza Peter.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.