Impacto de las megatendencias en el sector eléctrico mexicano

Hoy en día enfrentamos un reto u oportunidad muy importante en el sector industrial: cómo estar a la vanguardia en la incorporación de nuevas tecnologías y fomentar que empresas nacionales desarrollen el conocimiento imprescindible para competir y expandirse a nivel internacional.

Los éxitos de “multilatinas” mexicanas en ramos como cemento, alimentos e industria petroquímica deben servir de ejemplo para buscar actores nacionales fuertes que puedan competir a nivel global con multinacionales europeas o incluso colombianas como ISA y Empresas Públicas de Medellín.

Por ello las discusiones de política energética deben integrar el impacto de las megatendencias que estamos viviendo a nivel global:

  • Generación distribuida.
  • Microrredes y eficiencia energética.
  • Fuentes de energía renovable y energía limpia.
  • Big Data, plataformas seguras como blockchain y desintermediación del sector.
  • Movilidad eléctrica y almacenamiento de electricidad.
  • Nuevos jugadores como ESCOS, aún muy incipientes en nuestro mercado.
  • Convergencia entre sectores, especialmente gas y financiero con el sector eléctrico.
  • Impacto disruptivo de nuevos modelos de negocios.
  • Estructuras financieras modernas (y sólidas) como las master limited partnerships o Fibra E en México.

Dado el impacto tan profundo que el sector eléctrico va a tener sobre las plataformas industriales futuras y el interés de México de atraer estas inversiones, es imprescindible crear un mercado nacional ahora y no llegar tarde a la innovación tecnológica.

Cómo aprovechar estas oportunidades:

Nuestro entorno financiero y regulatorio debe buscar cómo impulsar el sector eléctrico y la generación distribuida en particular. Ya hay primeros pasos interesantes como apoyos del Fideicomiso para el Ahorro de Energía (FIDE) en instalaciones pequeñas, pero falta “dar vida” al mercado mismo.

El gran crecimiento de la generación distribuida representa un reto operativo para el Centro Nacional de Control de la Energía (Cenace) y algunas redes de distribución como la de Baja California Sur, donde se comienza a vislumbrar una gran oportunidad para liderar la implementación de baterías en México, logrando compensar debilidades de la red de distribución con el respaldo de modernas baterías.

El acceso no discriminatorio a las redes de distribución y transmisión y la neutralidad de estas redes al estar en dos empresas potencialmente independientes es un gran logro de la Reforma Energética. La propiedad y el uso de transformadores existentes, TCs y TPs y demás infraestructura aún representa un reto, más de antiguas costumbres que de reglamentación faltante. Estas dos empresas, CFE Distribución y CFE Transmisión van a ser cada vez más importantes al facilitar el acceso a las redes de centrales de cogeneración y otras formas de generación distribuida.

Al igual que en otros mercados, los colaboradores de estas empresas van a ver crecer su negocio al facilitar y fortalecer el acceso a nuevos generadores independientes. Además, estas dos empresas van a reconocer que la alta concentración de generación en mercados locales fomentará la creación de microrredes que el día de mañana se pueden independizar de los servicios de transmisión y distribución.

ZIMMA Corporate Finance, por su parte, tiene experiencia vendiendo activos energéticos, como centrales eléctricas y proyectos de generación con alto grado de avance hacia el ready to build, pero también puede apoyar a sus clientes a transformar sus plantas de cogeneración propias a modelos que incluyen desde la venta de los activos hasta la compra de electricidad y vapor.

*El autor: Hans-Joachim Kohlsdorf es socio de Zimma Corporate Finance