Opciones para incrementar nuestra pensión

Durante el sexenio que está por concluir se implementaron diversas Reformas Estructurales, tales como la Energética, Laboral, Educativa, Hacendaria y Financiera, entre otras; sin embargo, por su transcendencia, quedó una pendiente: la Reforma al Sistema de Pensiones.

Uno de los temas que pondrá en serios aprietos a las finanzas públicas del país será el proceso de transición del sistema de pensiones anterior, que operó bajo el esquema de beneficios definidos, al nuevo esquema de pensiones de contribución definida a través de cuentas individuales manejadas por las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores).

Carlos Ramírez, presidente de la Comisión Nacional del Sistema para el Ahorro (Consar), ha comentado en varios foros que las contribuciones obligatorias al sistema de pensiones son muy bajas, por lo que el monto de las pensiones de las personas que se retirarán en los próximos años será claramente insuficiente para vivir con dignidad.

Basados en un estudio realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) sobre las pensiones en México, bajo el esquema de contribución definida manejado por las Afores, una tasa de contribución del 6.5%, en el mejor de los casos, llevaría a los trabajadores a una pensión de apenas 26 % de su sueldo antes de su jubilación. El Presidente de la Consar ha insistido en la necesidad de aumentar la contribución obligatoria, de manera paulatina, para mejorar la tasa de reemplazo y, por ende, la pensión. En 2050, las personas con más de 60 años representarán 25% de la población en México.

Tomado en cuenta la problemática del esquema de contribución definida, existen en el mercado varias alternativas que podemos considerar para incrementar el monto de la pensión, por ejemplo:

  1. Aportaciones complementarias de retiro realizadas en nuestra cuenta individual de la Afore, la cual está pensada para mantener estos recursos hasta cumplir los 65 años de edad. Existe además un incentivo fiscal, ya que la Ley del impuesto sobre la renta permite disminuir de nuestros ingresos gravables, para efectos del cálculo del impuesto anual, dichas aportaciones complementarias hasta por el equivalente a 10% de nuestros ingresos acumulables, sin que éstas excedan de cinco Unidades de Medida y Actualización (137,000 pesos aproximadamente); el impuesto sobre la renta devuelto por la autoridad hacendaria lo podríamos reinvertir en las aportaciones antes referidas o incluso hacer frente a un imprevisto. En caso de retirar aportaciones complementarias antes de cumplir 65 años, la Afore estaría obligada a efectuar una retención de 20% sobre el monto retirado.
  2. Un plan personal de retiro, cuyos recursos estén destinados a ser utilizados cuando el titular llegue a los 65 años o esté incapacitado para llevar a cabo un trabajo personal remunerado. Estos planes tienen también el incentivo fiscal referido en el punto anterior, es decir, el monto de las aportaciones al plan podrá ser restada de la base gravable hasta por 10% de los ingresos acumulables, sin que las aportaciones excedan al equivalente a cinco Unidades de Medida y Actualización.
  3. Invertir en uno o varios Fondo de inversiones, los cuales son vehículos que ofrecen una amplia gama de opciones para invertir en instrumentos de deuda, títulos de renta variable o empresas privadas con necesidades de recursos para financiar su operación, entre otros instrumentos. Para ello es importante tomar en cuenta nuestro perfil en función de la aversión al riesgo, la composición de la cartera de los fondos en los que se desea invertir, las comisiones, el riesgo y rendimiento, así como el horizonte. En algunos fondos es posible comenzar con el ahorro de nuestra pensión con montos muy accesibles.
  4. Cetes directo, en la cual, a partir de cien pesos, es posible invertir en diferentes valores gubernamentales y con plazos distintos, es decir, además de los Certificados de la Tesorería, existe instrumentos como Bonos a 3, 5, 10 20 y 30 años, Bonos de Desarrollo del Gobierno Federal (Bondes D) a 5 años o Udibonos a 3, 10 y 30 años.

Posibilidades para incrementar nuestra pensión existen en el mercado, sólo es cuestión de empezar a la brevedad para tener una mejor pensión que nos permita vivir de manera digna al momento del retiro laboral.

Carlos Barbiere Jiménez, integrante de la Comisión de Finanzas y Sistema Financiero, Sur del Colegio de Contadores Públicos de México
carlosbarbiere@hotmail.com