Guía para crear negocios e invertir en Estados Unidos

Foto: Shutterstock

Con un monto de 125,000 dólares es posible adquirir un franquicia y obtener una visa para radicar en este país

¿Te has imaginado ser dueño de tu propio negocio y además vivir en Estados Unidos? Esto es posible por medio de inversión en franquicias.

En el país del norte existen más de 75 industrias en franquicias en las que se puede invertir, desde comida, tecnología, salud hasta belleza y demás sectores, un modelo probado que permite que los mexicanos se conviertan en empresarios.

“Un gran beneficio es que a través de esa inversión ellos van a tener la posibilidad de hacer negocios legalmente, trasladarse a y poder vivir allá mientras esté el negocio, incluso obtener la residencia permanente”, dijo en entrevista a El Economista José Torres, director general de FranNet.

Al respecto de la postura de Donald Trump sobre los mexicanos, Morella Salazar Dager, miembro de Negocios USA Law Firm, mencionó que “Estados Unidos es un país de inmigrantes y que a pesar del discurso político que existe recientemente, siempre fue, es y será un país inmigrante” y que siempre abrirá oportunidades de inversión por parte de extranjeros.

“Lo que busca EU es que el extranjero gane dinero para pagar impuestos y que además abra puestos de trabajo para nacionales”, afirmó.

Cómo abrir una franquicia

En Estados Unidos se puede invertir en una franquicia desde 50,000 hasta 500,000 dólares, pero el monto mínimo de inversión para poder vivir en este país es de 125,000 dólares.

Existen dos formas de hacerlo: activa y pasiva, la primera es ideal para la persona que quiere invertir y operar el negocio, la segunda para el que sólo quiere invertir y no desea estar al frente del proyecto.

La forma pasiva otorga menor rendimientos pero no requiere estar presente en la franquicia, en su lugar un manager agreement es quien lleva la dirección del negocio, además no se está obligado a vivir en Estados Unidos.

En ambos casos se obtiene la residencia estadounidense después de un periodo de cinco años y de haber creado 10 empleos.

Por ejemplo, en el caso de una franquicia de Goin Postal que se trabaja con una inversión activa y un capital de 120,000 dólares instalado en Florida, se obtiene un rendimiento anual de 24%; sin embargo, si se trabaja con una inversión pasiva en una franquicias de Pronto Wash y un capital de 180,000 dólares en la misma entidad, se obtiene un rendimiento entre 14 y 16% anual.

Además, la industria de franquicias es uno de los motores económicos más grandes de Estados Unidos, sólo detrás de la industria de salud y transporte y turismo, mencionó José Torres y agregó que 90% de éstas son exitosas.

También señaló que en tan sólo seis meses se logra la apertura de una sucursal y que en EU abre una franquicia cada ocho minutos.

Asimismo, las franquicias son más exitosas que los negocios independientes debido a que de estos últimos 82% no prospera después de cinco años.


No todo es franquicia

Invertir en una franquicia no es la única opción de crear un negocio en Estados Unidos, se tienen tres opciones: montar un negocio nuevo, comprar uno en marcha y establecer una filial en este país, para ello se requiere determinar qué cambios o mejoras se requiere hacer al negocio, porque “por más exitoso que uno sea en el mercado, debe determinar si su producto o servicio está a la altura de los requerimientos de esa plaza”.

Morella Salazar comentó que en el caso de iniciar un nuevo negocio en Estados Unidos se requiere conocer qué es lo que se persigue, en qué sector se desea incursionar y cuál es la zona geográfica que más conviene.

“Debe estudiarse el mercado en el que se pretende incursionar, y no hablo de conocerlo como turista o visitante ocasional, sino haberlo explorado comercialmente, saber quiénes ofrecen productos y servicios similares al nuestro”, destacó Ariel Rocha, abogado de Negocio USA.

Aclaró que hay que tomar en consideración el aspecto legal, contable y aduanero, porque se requiere determinar el canal de distribución y almacenamiento del producto.

En este caso, los empresarios que deseen incursionar en EU pueden solicitar una visa de inversión extranjera (Visa E), ésta le permite a un ciudadano hacer una inversión sustancial (no se especifica qué monto es sustancial) simplemente se hace un análisis de qué tipo de negocio se quiere montar y se determina si es sustancial o no, también se analiza la procedencia de los fondos, que éstos no sean ilícitos.

“Hay que demostrar que ese tipo de negocio no es solamente para el beneficio personal del inversor, sino para abrir puestos de trabajo nacional”, por último Morella Salazar especificó que esta visa le permite al inversor vivir con su núcleo familiar en Estados Unidos, cónyuge e hijos menores de 21 años, quienes pueden estudiar en escuelas públicas y optar por mejores cánones de pagos universitarios.

elizabeth.meza@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario