Cómo emprender en el rico mundo de los helados

Foto: Shutterstock

Para comenzar este negocio se requiere una inversión entre 200,000 y 1 millón de pesos, dependiendo si es negocio propio o franquicia.

Uno de los alimentos preferidos en todo el mundo es el helado, ya que la mezcla de su sabor dulce o frutal con lo frío, además de su fácil transportación, lo convierten en el compañero perfecto para tardes calurosas, citas amorosas, con amigos o sólo por darse un pequeño placer, por ello son ideales para todo el año y como forma de comenzar un negocio.

De acuerdo con Hugo González, gerente de la Feria Internacional del Helado (FIH), el consumo per cápita de este alimento en el país en los últimos cinco años se mantiene en 2.2 litros, cifra que se espera incrementar de 3 a 4 litros en los próximos tres años, lo cual pretende lograrse con el impulso de nuevas heladerías tanto pequeñas y medianas empresas (pymes) como de franquicias.

“Hemos tenido un crecimiento de ventas anual de 12% en helados de tiendas de autoservicio. El objetivo es ayudar a que el helado artesanal y las pymes tengan mayor crecimiento y sigan manteniendo la calidad de sus productos”, dijo.

Se calcula que en México hay 428,000 establecimientos en el país, principalmente en la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, de los cuales 80% son pymes.

Con base en el estudio Hábitos de consumo de helado en México, elaborado por la firma MercaWise y realizado a 300 personas en todo el país, 50% prefiere la neverías locales, mientras que 37.3% opta por cadenas reconocidas y 11% por tiendas de autoservicio, lo que representa una importante oportunidad para quienes buscan emprender en el mundo de la heladería. Asimismo, 86% prefiere helados y 14% las paletas.

Las opciones

Para iniciar con una heladería hay dos opciones: comenzar por cuenta propia, lo que requiere una inversión mínima de 200,000 pesos o adquirir una franquicia, lo que puede alcanzar un costo de 1 millón de pesos o más.

En cuestión de las máquinas, pueden encontrarse precios desde los 50,000 hasta los 200,000 pesos, dependiendo de las funciones, marca y el tamaño de negocio que se tenga en mente.

Cuando la empresa es pequeña, pueden utilizarse máquinas como la Chascanieves, con la cual se hacen helados de yogurt donde sólo se requiere introducir los ingredientes para el helado (fruta y una barra de crema congelada) para que, a modo de batidora, se tenga el producto en cuestión de segundos.

“El concepto es totalmente natural porque sólo necesitas fruta congelada, la barrita de 80 gramos de crema y tus toppings. Otra ventaja es que no desperdicias nada y tu helado es diferente a los demás”, explicó en entrevista a El Economista Francisco Jiménez­, agente de ventas.

Si se busca implementar más variedad e innovación, pueden adquirirse las planchas frías para hacer helado en rollo, una de las últimas tendencias en el mundo heladero.

Las ventajas de estas planchas son que se pueden obtener desde 60,000 pesos, se tiene bajo consumo de electricidad y con ella se cuenta con todo lo indispensable para comenzar, además de que son atractivas para los clientes.

Asimismo, la inversión dependerá del tipo de producto que se ofrezca, por ejemplo, hacerlos de forma natural o adquiriendo las bases en polvo para preparar el helado. En este sentido, los precios de los insumos están desde 120 pesos la bolsa para 1 litro, aunque todo dependerá de la marca.

Otra opción sencilla para comenzar sin tener que hacer una gran inversión es comprar el producto ya hecho y revenderlo en cualquier lugar, sin tener que contar con un local especial de heladería, sino incluirlo dentro de otro comercio o incluso en casa. Esta es la oferta de la Nueva Michoacana.

“Nosotros vendemos la caja de paletas de agua o leche, ya sea que uses sólo la imagen de la marca o el tuyo. También la imagen y hasta los refrigeradores, siempre que se tengan se ventas superiores a los 6,500 pesos mensuales”, señaló Rafael Abarca, ejecutivo de ventas de la empresa .


Las franquicias

Otra forma de emprender con helados es a través de una franquicia, ya que al ser modelos de negocios probados se tiene mayor asesoría de profesionales y conocimientos sobre el mercado.

Un ejemplo de franquicia es Snoby Frozen Yogurt, donde se requiere una inversión desde 678,240 más 150,000 por licencia de uso de marca, con un retorno de inversión entre 24 y 36 meses.

“Tenemos nuestro concepto de franquicia y ofrecemos la asesoría para que las personas compren máquinas, tengan las nociones de lo que involucra hacer helado de yogurt suave y que puedan autoemplearse”, refirió Carlos Jiménez, propietario de la franquicia, quien añadió que la asesoría se da desde la compra de máquinas o de las bases de helado.

Puntualizó que en siete años que lleva el proyecto, se cuentan con cinco franquicias de inversión propia cuyo objetivo principal es ofrecer oportunidades de negocios rentables, divertidas y personalizadas, según la idea que tenga la persona.

Gustavo Barbabosa, asesor técnico en heladería, destaca que el helado va más allá de un simple postre, ya que involucra muchos procesos como la formulación, mantener sabores y dar texturas, que requieren dedicación y gusto por hacerlo.

“Lo básico es tener entusiasmo, practicar comenzando en casa con los ingredientes de tu cocina y acercarse con quienes ya están dentro y chefs. No puedes estar solo”, dijo el licenciado en Gastronomía con especialidad en Repostería y Helado.

Añade que, por último, hay que dejarse de los miedos para incursionar en este mundo, pues sólo así se tendrá el éxito que se busca.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario