Qué debe hacer RH para tener empleados felices

Es necesario conocer las nuevas tendencias de forma de trabajo para dar mejor experiencia a los empleados. Foto: Shutterstock

Crear un lugar de trabajo emocionalmente inteligente e incorporar internet de las cosas, así como desarrollar una economía colaborativa son los principales retos de Recursos Humanos.

El colaborador actual ya no se conforma con una oficina y un buen salario. quiere, además, tener control de sus tiempos y ser más dinámico, por ello si las empresas buscan aumentar su competitividad, deben adecuarse a las nuevas necesidades y deseos de los colaboradores.

De acuerdo con un estudio elaborado por Institute for Quality of Life-Sodexo y Harris Interactive, 96% de los líderes empresariales a nivel global considera importante mejorar la calidad de vida dentro de sus organizaciones; 57% piensa que esto incrementa el rendimiento; 91% lo ve vital para los siguientes años, y 53% afirma que esto se debe hacer por la integración de nuevas generaciones al mercado laboral.

Por ello, es importante conocer las tendencias de la forma de trabajo y desarrollar estrategias para atraer y retener al mejor talento, así como anticiparse a lo que en unos años se tomará en cuenta al buscar empleo, algo que ya están realizando los departamentos de Recursos Humanos (RH).

Roxana Aguirre, directora de gestión humana en Sodexo, especializada en servicios de calidad de vida que fomentan el ­bienestar de los individuos, explicó que con base en el reporte Global Workplace Trends 2018, las tendencias que están cambiando los espacios de trabajo son siete y se caracterizan por la necesidad de una inteligencia colectiva en todos los ámbitos laborales.

“Es importante estar preparado para las tendencias que vienen. RH debe ir más allá con los directores y gerentes para entender cómo apoyamos a estas nuevas visiones”, dijo durante el encuentro RH en acción.


Las tendencias

Aguirre destacó que el primer aspecto que se debe considerar es prepararse para la generación Z, la nacida entre 1995 y el 2012, que en el 2017 comenzó a incorporarse al mundo laboral.

Si bien las organizaciones aún se siguen acoplando a los millennials, es necesario enfocar esfuerzos para la Z, ya que aunque comparten algunas similitudes, tienen diferencias significativas.

Por una parte, 88% de los millennials busca ser más un colaborador de las compañías, mientras que 17% de los Z piensa en emprender su propio negocio. Asimismo, 92% de los Z quiere oficinas de espacios abiertos, 84% comunicación cara a cara con su líder, aunque no tenga que estar físicamente ahí y 76% busca tener el control de su tiempo.

La segunda tendencia es el internet de las cosas en los espacios de trabajo, nuevas tecnologías donde predominan los asistentes virtuales, dispositivos conectados, inteligencia artificial y sensores. Su uso genera ahorros considerables y mejora la calidad de vida de los empleados porque permite movilidad y accesos remotos. De igual manera, se debe contar con una adecuada estrategia para la protección de datos.

En el tercer aspecto está crear un lugar de trabajo emocionalmente inteligente, el cual se logra conociendo las motivaciones y necesidades de la gente que trabaja en la organización y hacer planes de lo que realmente necesitan, por ejemplo, campañas de salud o bienestar.

“Debemos apoyarlos a entenderse, conocerse, relacionarse, saber cómo automajenarse. Quienes tienen indicadores de inteligencia emocional alto son más valiosos en una corporación que alguien con un coeficiente intelectual alto, porque se relacionan y lideran mejor”, destacó Aguirre.

Más economía de colaboración

Crear cultura de economía colaborativa es la cuarta tendencia que se enfoca en promover recursos compartidos como unirse con otra organización para compartir oficina y costos. Asimismo, a los colaboradores les ofrece la posibilidad de trabajo freelance que mejora los ingresos y las compañías reducen otros costos como de salud, ­bienestar. se podría tener más ayuda y diversidad de habilidades.

En la quinta posición de tendencias está el balance de género donde no sólo se tenga un importante número de mujeres en la organización, sino también se ubiquen en posiciones altas, lo que requiere el patrocinio y apoyo de los líderes.

La sexta tendencia se enfoca en transformar la experiencia del empleado, con recompensas y beneficios personalizados; es decir, que le ayuden en lo que realmente necesita y valora. Para ello, las encuestas, comunicación directa y el uso de tecnologías son de gran utilidad.

No hay que olvidar la responsabilidad

Por último, es importante tener bien presente la responsabilidad corporativa, el apoyo hacia la comunidad que debe darse por parte de toda la institución, no sólo el departamento de RH.

“Primero, hay que pensar qué hace el negocio en este tema, qué esperan los empleados y qué dicen los millennials sobre esta responsabilidad, porque 76% de ellos quiere tomar participación en este tema y 88% quiere más herramientas para implementarlas. Hay que pensar hacia dónde vamos como organización y qué se busca hacer con ella”, concluyó.

elizabeth.lopez@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario