Empoderan a mujeres para cumplir metas

Jimena Gómez, directora de Asuntos Públicos de AT&T. Foto: Especial

Cuando en enero del 2015, AT&T anunció la compra de Nextel y Iusacell, ambas compañías reportaban pérdidas de clientes, que se contaban por millones. En un año, Thaddeus Arroyo, CEO de la operadora estadounidense en México, logró frenar la huida de usuarios. Incluso, al primer trimestre del 2016, la compañía atrajo más de medio millón de nuevos consumidores.

La meta de Arroyo es hacer de AT&T la operadora líder del país, en diez años. Para ello, el directivo tiene una estrategia, según contó al sitio CNET: que la empresa invierta en sí misma, para mantenerse relevante. El presidente ejecutivo se refería no sólo a tecnología, sino a su propia gente. La primera acción fue buscar el talento donde nadie había mirado antes, en las entrañas de la compañía, en sus mujeres.

“Las mujeres somos 38% -del personal- de la empresa” refiere en entrevista Jimena Gómez Pazos, directora de Asuntos Públicos de AT&T y agrega que en tan sólo un año, ese sector pasó de tener 10% de los puestos de liderazgo a ocupar 34%, como resultado de la estrategia “Mujeres en Acción”.

Este programa tiene diversos componentes. El objetivo es formar a mujeres para puestos de liderazgo, incentivar a que más féminas estudien carreras relacionadas con las ciencias y las matemáticas, ayudar a sector a que logre el balance entre su vida personal y laboral, y dotarlo de herramientas para que reaccione de manera positiva en situaciones estresantes.

Más mujeres en TI

En México, la rotación de personal de la industria de telecomunicaciones es de 17.6%, indica el Estudio Nacional de Sueldos y Rotación del Empleo en el sector TI, del Prosoft. Como gran empresa, AT&T tendría poca dificultad con este tema, pese a ello seleccionó a 25 colaboradoras para desarrollar en ellas habilidades de liderazgo que puedan ejercer en futuras responsabilidades.

Dado que la población femenina representa 16% del total de profesionistas de la industria de telecomunicaciones, la operadora lleva a cabo el programa “Mujeres STEAM” para reclutar a jóvenes universitarias, a quienes anima con prácticas profesionales a desarrollarse en ese sector.

AT&T también trabaja con Laboratoria, una asociación civil que forma a mujeres jóvenes de escasos recursos y educación básica como programadoras, además de que las vincula al mercado laboral. Esto ayuda a que sus ingresos aumenten hasta cuatro veces.

“Lo de Laboratoria nos llena de orgullo, y lo que es bueno para la comunidad, y es bueno para nuestras empleadas, es bueno para el negocio”, subraya Gómez Pazos, una abogada egresada de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México) y quien ha ocupado diversos cargos en el sector público.

“El talento femenino es lo que necesita AT&T para lograr sus objetivos en México”, sostiene.

Estudios demuestran que las mujeres dejan de escalar posiciones en las empresas, debido a la dificultad en conciliar su vida profesional con la familiar. Jimena Gómez asevera que éste no es el caso de AT&T. “Nuestras políticas de Recursos Humanos no ponen en acento en las características de las personas, sino en lo que la empresa tiene que hacer para que ese talento pueda detonarse”.

La compañía ha modificado su política de apoyo a padres y madres, para que tengan más tiempo con su familia. El objetivo es el balance de vida y la motivación laboral. También desarrolla políticas de inclusión y diversidad sexual, asegura la ejecutiva.

“Sabemos que la receta para el éxito es la diversidad, que necesitamos de personas jóvenes, y de aquellas con mayor experiencia, sean hombres o mujeres, talento que viene empacado en diversas formas”, expresa.

Otras acciones de interés son “Salvando vidas”, en las que se entrena a las mujeres para ponerse al frente en caso de emergencia o en dar primeros auxilios. También “Mujeres saludables”, que hace énfasis en la buena alimentación y el autodiagnóstico, pero sin duda el de mayor impacto fuera de la empresa es la labor con Alerta Amber.

Jimena Gómez asegura que AT&T es la única operadora que trabaja con las autoridades de Seguridad en el rescate de personas desaparecidas. Una vez que se ha notificado a la policía sobre una desaparición, la telefónica envía una alerta a los usuarios que se encuentren dentro del perímetro donde se reportaron los hechos.

En el último año, AT&T recibió 92 alertas, de las cuales 46% se concentraron en Tabasco, Morelos, Guerrero y estado de México. “Identificamos que tres de cada cuatro alertas se trataba de niñas de entre 12 y 17 años, y eso tiene toda la lógica de género que trabaja la empresa”, expone la ejecutiva.

“Alerta Amber lo incorporamos a nuestra operación diaria, no destinamos recursos extras, es parte de lo que somos, de nuestro trabajo. Con la rapidez de la tecnología, 72% de los casos en los que participó la empresa se logró recuperar al menor", afirma por último la entrevista.

angelica.pineda@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario