Un buen mobiliario ergonómico aumenta hasta 10% la productividad

Una buena silla ergonómica dura hasta 12 años. Foto: Shutterstock

Un mala postura causada por una silla deficiente no sólo puede causar la incapacidad de un empleado por una hernia discal. La sobrecarga de trabajo para los demás empleados generada por la ausencia del primero, también genera estrés laboral y afecta a la productividad.

¿Alguna vez te preguntaste cuántas horas te pasas sentado frente a la pantalla de tu computadora, o en una postura inclinada para revisar un trabajo en una tableta electrónica?

Aunque en teoría, el horario laboral es de 8 horas, solemos pasar más tiempo en el trabajo. De acuerdo con los datos del “Indicador de horas trabajadas OCDE 2018”, los mexicanos destinan 2,255 horas al año a sus labores. Esto significa un promedio de 43 horas a la semana.

Pasar mucho tiempo sentado puede parecer inofensivo, pero puedo desencadena problemas en la columna y cuello, sobre todo si tienes una mala postura.

¿Cómo y a qué altura?

De acuerdo a un estudio realizado por la empresa de diseño mobiliario Herman Miller, contar con un mueble ergonómico (adaptable a las condiciones fisiológicas del usuario) aumenta la productividad de los trabajadores 5 por ciento.

Sin embargo, muchas veces los usuarios no siempre saben cómo y a qué altura colocar los asientos, respaldos o superficies planas de sillas y mesas.

Las empresas especializadas que venden mobiliario ergonómico a empresas suelen ofrecer capacitaciones al área de recursos humanos o de dirección en las que enseñan el uso correcto de todas las palancas y soportes de una silla.

Estas áreas transmiten a su vez este conocimiento a todo el personal. De esta manera se aprovechan al máximo los beneficios que aportan estos muebles y se puede llegar a tener un aumento de productividad de hasta el 10 por ciento, afirma Diego González, gerente de ergonomía para América Latina de Herman Miller.

No es descabellado afirmar que una mala postura de un oficinista debida a una silla deficiente no solo genera ausentismo sino también estrés laboral en otros trabajadores: el trabajador mal sentado acaba con una incapacidad por una hernia en los discos lumbares y debido a su ausencia, aumenta la carga de trabajo para sus compañeros, con el estrés que esto conlleva.

Según Diego González, este tipo de situaciones representa la pérdida del 7.3% de la nómina al año, con una baja de la productividad de 8 de cada 10 empleados.

Aunque pueda parecer una gran inversión, hacer una buena compra desde el inicio reduce los costos en mobiliario futuro y aumenta la satisfacción y el confort de los trabajador

Doce años de vida

“Al comprar sillas malas, las empresas tendrán que cambiarlas cada dos o tres años. Una buena silla ergonómica garantiza 12 años de vida”, afirma González.

El precio de las sillas baratas que se venden en cadenas de artículos para oficina ronda los 700 pesos. Si partimos de la premisa de que este tipo de sillas tiene una vida útil de dos años, una empresa invertiría, en promedio, 4,200 pesos cada 12 años, pero el confort y la productividad de los empleados sería deficiente.

Los precios de una buena silla oscilan entre 5,000 hasta 25,000 pesos. Este amplio rango permite que una pequeña y mediana empresa pueda adquirir la mejor de acuerdo a sus necesidades y presupuesto.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario