Interacción entre generación X y generación Y (“Millennials”)

Como director general de la firma donde trabajo, constantemente vivo el mismo conflicto que tienen todos los directores generales de las empresas hoy en día: enfrentar a dos generaciones diferentes y lograr resultados.

La edad promedio de los puestos de director general de las empresas hoy en día fluctúa entre los 45 y los 60 años. Por otro lado, la edad promedio de los niveles medios y de inicio, está entre los 25 y los 45 años.

Esto quiere decir que los puestos directivos están entre la generación llamada de los baby boomers (nacidos entre los años 50’s y 70’s) y la generación X (nacidos entre los 70’s y los 80’s). Los niveles medios y de inicio en las organizaciones está en la generación “Y” y los millenials (nacidos a partir de los 90’s).

La forma y los principios en los que crecimos cada una de estas generaciones es muy diferente, porque no percibimos la vida y sus retos de la misma manera. Esto lleva a que las aspiraciones y la forma en que respondemos a los retos sean totalmente diferentes.

Las generaciones anteriores estaban motivadas por el esfuerzo para algún día alcanzar las metas esperadas, en cambio las generaciones actuales son impacientes y quieren alcanzar sus metas de maneras más rápidas porque han sido educadas mediante la satisfacción inmediata de sus necesidades y obtienen la solución de la misma manera. Por ejemplo, cuando en el pasado los maestros dejaban de tarea una investigación sobre un tema específico, el alumno tenía que acudir a diferentes fuentes bibliográficas, ya fuera en una biblioteca, comprando los libros o con los de amigos o familiares. Hoy en día los jóvenes no tienen que hacer más que sentarse enfrente de su computadora o verificar el tema por internet. Así tendrán acceso a una cantidad de información muy importante.

En las generaciones anteriores, la convivencia con los hijos estaba relegada al tiempo que los padres tenían para dar de comer, atender sus necesidades y educar. Los “millennials” crecieron con una atención más dedicada de los padres, jugando con ellos, platicando y dando explicaciones, así como atendiendo a todas sus necesidades de manera inmediata.

Otra gran deferencia entre generaciones está en el mundo digital. Para las generaciones mayores, es una habilidad aprendida de la misma manera que se aprende un idioma adicional. Las generaciones más jóvenes son nativos de la tecnología, es decir que crecieron con ella y por lo tanto la utilizan igual que cualquiera maneja el idioma materno.

El director general o administrador de una organización tendrá que comprender todas estas diferencias con los más jóvenes, con objeto de entender cuáles son los requerimientos de las nuevas generaciones para poder interactuar con ellas y obtener los resultados deseados.

Las áreas que tienen que ser atendidas por parte de la administración con las generaciones más jóvenes son: entrenamiento, retroalimentación continua, estructura y guía de instrucción continua, rotación y variedad de tareas, crecimiento con avance y responsabilidad, así como fomentar un sentimiento de aportación, una fuerte cultura empresarias, flexibilidad y movilidad tecnológica.

Pareciera que estos temas son repetitivos; sin embargo, con las generaciones jóvenes son asuntos que deben ser observados y vigilados de manera muy cotidiana.

La administración de la empresa es responsable con el cumplimiento de los objetivos de la misma y esto sólo se podrá lograr mediante la alineación con los objetivos de los empleados.