Internet de las Cosas, herramienta con causa

Deborah Berebichez, directora de Ciencia de Datos en Metis. Foto EE: Adriana Hernández

Deborah Berebichez no retrocedió cuando le decían que las matemáticas, la física y las ciencias duras sólo eran asunto de hombres; todo lo contrario, tuvo la disciplina y constancia para convertirse en la primera mujer mexicana en obtener un doctorado en Física por la Universidad de Stanford, en Estados Unidos.

Su camino, asegura, estuvo rodeado de personas que la motivaron a continuar, pese a los obstáculos que atravesó para llegar a ser, hoy día, la directora de Ciencia de Datos en Metis.

Los retos que manejó a lo largo de su carrera profesional la llevaron a poner un compromiso hacia las nuevas generaciones que buscan crecer a través del emprendimiento, apoyados de herramientas que ofrece la era digital.

Generar cambios, la nueva era

Durante su participación en la Semana Nacional del Emprendedor 2018, Berebichez destacó cómo las nuevas tecnologías han abierto la posibilidad de que los emprendedores generen cambios en pequeñas comunidades.

“Con estas nuevas tecnologías es importante comenzar a crear soluciones para problemas locales que pueden evolucionar a globales. Estamos en una revolución silenciosa”, agrega.

El apoyo de estas nuevas tecnologías no sólo diversifican el mercado de los emprendedores, también los hace crecer exponencialmente. “Con esto pasamos de lo mundano a lo extraordinario”.

Intimidad con el cliente

Para la doctora en Física, la informática es íntima y en la época actual el Internet de las Cosas permite conocer las necesidades de los usuarios.

“El Internet de las Cosas no sólo es ocupar las nuevas tecnologías para valer a tu empresa, es innovar, buscar las necesidades del cliente de una manera íntima, una forma en la que los productos se vuelvan servicios, que tengan cambios impactantes para la comunidad, eso también es emprender”, dijo.

También ejemplificó cómo las nuevas tecnologías han abarcado servicios de salud, como el bioprinting, una manera de generar órganos por medio de la impresión en 3D, hasta servicios domésticos como las casas inteligentes.

“Necesitamos ir más allá, generar cambios y no quedarse con lo básico, debemos desafiar el statu quo”, agregó.

Lecciones

Al trabajar y valerse de la tecnología, como el Internet de las Cosas, Debbie, como también es conocida, aseguró que es necesario tener ética y responsabilidad al momento de interactuar con estas herramientas.

“La confianza, la identidad y la privacidad siempre serán necesarias para el cliente, por ello se debe tener una ética y responsabilidad al momento de trabajar con la tecnología, debemos reimaginar los productos”.

Finalmente, enumeró puntos básicos que toda persona debe contemplar al momento de emprender, porque si bien la tecnología es un aliado, el trabajo en equipo también es un complemento.

Berebichez aseguró que el emprendedor debe perseguir una pasión, buscar mentores, adoptar una mentalidad de crecimiento y sobre todo tener un respeto, mas no miedo, hacia la tecnología.

“Tener un respeto a la tecnología es aprender, entender sus consecuencias y todo lo que concierne a esta herramienta que está revolucionando”.

CRÉDITO: 
José Ángel Ortiz Villanueva