¿Cómo tener un equilibrio entre la vida laboral y personal?

Foto: Especial

En el mercado laboral de hoy, uno de los principales problemas que predomina es el equilibrio entre la vida laboral y personal, ya que una afecta a la otra, lo que a su vez provoca problemas de salud, bienestar y sociabilidad.

Para lograr un bienestar, las empresas deben implementar políticas para que los trabajadores tengan mejor salud mental y emocional, pero además es necesario aprender a conjugar todas las áreas de la vida y disfrutar cada una de ellas por separado.

Felipe Cat, socio fundador de la consultora Advice con sede en Paraguay, explica que cuando una organización no cuenta con claras políticas de calidad de vida, se ven afectados aspectos que llevan a una mala comunicación, falta de motivación e insatisfacción laboral, por tanto alertan que el desempeño laboral estará en alto riesgo.

“La calidad de vida laboral implica el bienestar físico, psicológico y satis­facción que un colaborador posee siendo parte de una organización, ya sea en su ambiente de trabajo y en los vínculos con los demás”, puntualizó.

También recordó que ante este escenario, el desempeño y la rentabilidad de la empresa en algún momento saldrán afectados.

Por su parte, Silvia Gill, coach especializada en capacitación de potencial humano, expone la necesidad de mantener el equilibrio entre la vida laboral y personal, aprendiendo a disfrutar de cada espacio.

“Hay que estar 100% en el lugar en el que estamos”, dice luego de explicar que por no poder mantener el debido equilibrio, no obtenemos el desempeño esperado en donde nos encontremos.

Para Gill es necesario desarrollar la capacidad de disfrutar, aprender a estar presentes, a decir que no y a delegar. La experta explica que por ello es fundamental pasar de la alienación a la alineación. ¿Cómo?

La alienación es una forma de ensimismamiento, en el que la persona en vez de estar realmente en el presente, se encuentra absorta en alguna cosa que roba su atención, lo que le impide mantenerse activo y disfrutando el aquí y ahora. La alineación es aprender a concentrar nuestra mente en el presente, liberados de cualquier cosa que pueda captar toda nuestra atención.

Cat coincide en la necesidad de un punto de equilibrio, y considera que para ello se debe tener presente que existe una relación negativa entre una jornada laboral extensa y la productividad.

“Uno de los factores más determinantes en este equilibrio es la capacidad de cada persona de poner y ponerse límites, tanto sea en lo que refiere a la cantidad de horas de trabajo como a las res­ponsabilidades asumidas dentro de un equipo. Establecer un límite para el tiempo, para el espacio, y de acceso”, aconseja.

Para el profesional, hacerse tiempo para la familia y amigos ayuda a planificar el trabajo, aumentar la productividad y lograr el límite con el trabajo.

Gill también aconsejó que es crucial perder el miedo a decir que no, y ser más fieles a nosotros mismos, para así poder mantener un equilibrio.

CRÉDITO: 
Cinco Días / RIPE

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.