En 2018 fíjate objetivos, no propósitos

Foto: Especial

Al comienzo de año, todos hacemos tantos propósitos que al final sólo terminamos cumpliendo uno, dos o ninguno, quedándose solo como buenos deseos que cada semana ahora sí se cumplirán, hasta que éstos se acumulan para el siguiente año.

Esta actitud no es algo que le pase a unos pocos, sino que incluso la ciencia afirma que ocurre a la mayoría de la población, ya que 92% de las personas que fija propósitos de año nuevo fracasan, según un estudio de la Universidad de Scranton, Pensilvania.

La razón por la que los propósitos no se cumples es porque se plantean de una manera muy vaga, sin definir exactamente en cuánto tiempo se van a lograr o qué es exactamente lo que se debe que hacer para que eso suceda. En otras palabras: pocas veces son concretos o medibles.

Por ello, lo mejor es cambiar de estrategia y dejar de hacer propósitos para centrarnos en fijar objetivos a través de métodos que son más eficientes. Por ejemplo, los objetivos SMART (por sus siglas en inglés) propuesto por Peter Drucker para utilizarlo en empresas y que después ha sido perfeccionado por otros autores, puede ser de gran ayuda.

Para llevarlo a cabo, sólo hay que hacer lo siguiente:

  • S – Specific (Específicos): se deben definir de forma muy concreta, clara y acotada. Que no quepa duda acerca de lo que se quiere lograr exitosamente.
  • M – Measurable (Medibles): la única manera de saber cómo vamos es que sean medibles para logar metas poco a poco, nunca subjetivos.
  • A – Assignable (Asignables): se debe especificar quiénes son las personas responsables de lograrlas.
  • R – Realistic (Realistas): las metas deben ser alcanzables, pero no fáciles. Nos deben retar.
  • T – Time related (Tiempo): deben tener una fecha específica en el que debemos lograrlas.

Además de establecer objetivos SMART, es importante empezar poco a poco, con pasos pequeños y crecer a partir de ahí. La idea es ver rápidamente un progreso que nos permita mantener nuestra motivación, que es determinante para alcanzar nuestros objetivos.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario