Los franquiciatarios “no saben que no saben”: Aicha Bascaro

Foto: Shutterstock

El gran reto que enfrentan las franquicias en América latina es la educación. La falta de cultura por parte del franquiciatario, franquiciante y consultores resulta en una mala comunicación y mal manejo de la compañía, que incluso puede terminar en el cierre del negocio.

Durante el Congreso Latinoamericano de Negocios & Franquicias, realizado por Centro Tenoch en colaboración con el Instituto Latinoamericano de Franquicias, especialistas del sector en América Latina señalaron que la globalización que se vive y la competencia internacional obliga a la industria a enfrentar los retos por medio de la educación.

Aicha Bascaro, consultora de franquicias estadounidenses, como Domino’s y Popeyes, con 27 años de experiencia, dijo que una de las razones por la que una franquicia fracasa es por la falta de conocimiento, pero lo peor es que “no saben que no saben”, es decir, no conocen los parámetros necesarios para llevar una sucursal al éxito y desconocen qué hacer para solucionar problemas.

La consultora ha estado a cargo de 400 unidades a nivel nacional, en las cuales se ha especializado en implementar sistemas administrativos que apoyen a los franquiciatarios para que lleven la sucursal al éxito.

Estas habilidades las plasmó en su libro They Franchise Fix, donde, a partir de consejos, lleva a los franquiciatarios por el mejor camino para sacarle provecho a la marca que adquirieron.

En entrevista con El Economista­, Aicha Bascaro mencionó que el éxito o fracaso de un negocio es compartido, tanto el franquiciatario como el franquiciante tienen responsabilidad.

El franquiciante es responsable de la marca, que ésta tenga un servicio establecido y manuales para implementarse en las unidades así como brindar servicio de mercadeo.

Por otra parte, el franquiciatario es el responsable de hacer eficiente el modelo de negocio y controlar sus costos.

“Muchos de los franquiciatarios piensan que al adquirir una marca están adquiriendo el éxito y no es así, sólo el know how de la información, del modelo comprobado”, detalló Aicha Bascaro.

Como se ha dicho anteriormente, el fracaso es responsabilidad de ambas partes y entre las razones que llevan a que este negocio no sobreviva es que la marca emergente no es viable de expansión.

Por otra parte, un error del franquiciante puede ser no escoger adecuadamente a sus socios y no brindar el suficiente apoyo o entrenamiento.

En cuanto al franquiciatario, el fracaso puede ser consecuencia de una mala elección de local, falta de capital y nulo apego a los procesos, pero sobre todo no saber que no saben, ello porque al no conocer sus errores no existe la forma de remediarlo.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario