Xiadani: la historia de un complejo turístico familiar

Foto: Especial

¿Te imaginas un lugar donde puedas hospedarte en medio de la verde naturaleza, comer un platillo gourmet de conejo fresco acompañado de un buen mezcal y rematar la noche en pareja o con los amigos disfrutando una cerveza artesanal hecha al momento; y al siguiente día limpiarte con un temazcal o dejarte consentir en un spa?

Parece de ensueño, pero en Tlaxcala, en el Estado de México, existe un complejo turístico integral que te ofrece todo esto y más: Xiadani, una cooperativa impulsada con mucho trabajo por una familia que inició criando conejos para venderlos a terceros y que hoy, fruto de su esfuerzo y pese a las crisis económicas, son dueños de este lugar mágico integrado por un hotel, un temazcal, un spa, un restaurante, un bar, una cervecería, y una destilería.

En entrevista con Juan Morales, una de las cabezas de este proyecto, comenta que el tema familiar es un punto importante y fundamental en la organización como cooperativistas. “Es un eje transversal que nos ha dado la oportunidad de trascender, ya que el apoyo es incondicional a pesar de que existen diferentes formas de pensar”.

Como ingeniero, Juan es muy metódico, le ha servido para corregir los errores que han cometido en el desarrollo de su empresa social. Además, se adentró en el mundo empresarial y hoy sabe que la compañía requiere consolidarse con la elaboración de un protocolo familiar “para que este negocio pase a la segunda generación sin contratiempos o dificultades para continuar creciendo”.

¿Cuánto tiempo tardaron en levantar la Cooperativa Xiadani?

El proyecto inicio en el año 2001 con la instalación de una granja cunícola que nos daba un promedio de 6,400 conejos en engorda por año y se comercializaban a pie para grupos de intermediarios.

Cuatro años después iniciamos la construcción de nuestro propio restaurante, con lo que se logró que el ingreso aumentara para bien de la cooperativa. En el 2008 comenzamos a comercializar el conejo preparado al alto vacío para buscar otra forma de ingreso.

Para el 2010, continúa relatando, iniciamos la construcción de la primera planta del hotel campestre; un año adelante integramos el concepto de baño de temazcal y spa para darle un plus a los huéspedes; y en el 2013 avanzamos con la segunda etapa del hotel al anexar cuartos con jacuzzi.

Pero todos estos avances la cooperativa no los hubiera logrado sin el apoyo de diversas instituciones del gobierno federal por las que recibieron recursos para fortalecer su modelo de negocios. Morales revela que en estos 16 años de historia han tenido tres apoyos: el primero fueron 180,000 pesos del Promusag (que controlaba la Secretaria de la Reforma Agraria) y que utilizaron para construir la primera etapa del restaurante.

Del Fonaes, hoy Inaes, recuerda que les apoyó con recursos para la construcción de los primeros cuartos; de la Secretaría de Economía bajaron capital del Fondo Pyme para la tercera etapa del hotel.

¿Qué los distingue de otros grandes hoteles que tienen lo mismo que ustedes?

Que somos una empresa social cien por ciento mexicana que ha crecido con prueba y error y hoy ofrece uno de los mejores servicios en todo el estado de Tlaxcala. Además, somos creadores de nuestras propias marcas, por ejemplo “Arrabal Zalmania”, un mezcal realizado a base de un destilado de maguey pulquero y que para posicionarlo en todo el país tuvimos que construir en el 2015 nuestra propia destilería.

Hace un año comenzamos a producirlo en pequeñas cantidades y al mismo tiempo buscamos alianzas estratégicas con los productores de maguey y con los artesanos de cerámica talavera tlaxcalteca para que juntos lanzáramos este que es nuestro producto estrella.

También nos diferenciamos porque los turistas viven otras experiencias al disfrutar de conejo de nuestras granjas, sentir la cata de nuestro mezcal, y ver cómo se elabora nuestra cerveza artesanal que en marzo de este año integramos al gracias a una alianza con una fundación alemana para el desarrollo de cooperativas sociales y nos mandó un maestro de una cervecera de Munich, Alemania, para mejorar nuestro producto.

¿Cuáles fueron y han sido los momentos más difíciles?

En general la etapa más difícil fueron los cinco primeros años, debido a muchos factores, pero el principal que la granja producía pero la venta no estaba asegurada ya que el intermediario no cumplía y había semanas que se tenía producción sin recoger y por obvia razones el costo de producción se incrementaba lo que daba como resultado que fuera incosteable producir conejo.

Otra etapa difícil, cuenta Juan, fue el sostenimiento del restaurante, que aunque el costo de la producción del conejo se estandarizó y mejoró por no tener ya intermediarios, el problema fue más cultural en cuanto el consumo de este tipo de carne en la dieta y gusto de la población ya que les costó mucho trabajo posicionar el restaurante con este tipo de carne.

Pese a que a la Cooperativa Xiadani les tocó la época de la recesión económica, los cinco hermanos en el desarrollo e impulso de este complejo turístico tlaxcalteca decidieron tener tres figuras una es SPR de R. Li., otra que es S.P. de R.Li.Mi y la cooperativa que engloba todo. Una estrategia que les ha servido para poder competir en diferentes ramos y programas.

Entre los impactos sociales que ha tenido Xiadani en estos 16 años se encuentra la creación de la Asociación de Microempresarios Sociales de Tlaxcala A.C., que aglutina 40 microempresarios que en su mayoría se formaron y fueron apoyados por Inaes. Asimismo, la formación de la marca turística Tlaxcala que junto con los hoteleros locales han logrado que por tercer año consecutivo el gobierno del estado apoye este sector para potencializarlo como un eje fundamental en el plan de desarrollo.

En colaboración con todos los prestadores de servicios de hoteles, restaurantes, haciendas, tour operadoras, y artesanos, Juan, su familia y otros empresarios del estado se aglutinaron dentro del Clouster Gastronómico "TLAXCALA NI TE IMAGINA", otra figura que registraron para que juntos realicen alianzas estratégicas de comercialización y se potencialice el turismo en la región.

¿Qué esperan para un corto, mediano y largo plazo?

Tenemos otros proyectos que están en puerta y que se lanzarán en el verano del año siguiente, en donde se integra con nosotros la investigación de una universidad. En el mediano plazo buscaremos que cada producto, hotel, restaurante, destilería, cervecería, se posicionen en el gusto de muchos turistas que visitan nuestro estado y nos conozcan como punto obligado para conocer parte de lo que se hace en Tlaxcala.

Y a un largo plazo, agrega el ingeniero Martínez, “queremos replicar este concepto en otras ciudades primero en Huamantla, Tlaxcala, y de aquí a otro estado de nuestro país.

CRÉDITO: 
Mario Hernández

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.