Emprendedores crean fábrica de startups

Foto: Cortesía

Para emprender se requiere una misión, lo que para algunos es transformar la industria, ayudar a su entorno, hacer lo que aman y tener libertad en una empresa propia, para otros es ayudar a emprender un modelo de negocio rentable.

México es de los países que destacan en emprendimiento; sin embargo, se registró un decremento, ya que el último Índice Global de Emprendimiento 2018 indica que el país cayó cuatro posiciones, de la 71 a la 75 por bajas evaluaciones en habilidades emprendedoras y percepción de oportunidades de negocio.

La forma de revertirlo es seguir creando y apoyando nuevas empresas, algo que sabe bien Raimundo Burguera, quien busca ver nacer a más emprendedores a través de Innohub, su “fábrica de startups”.

“Fundamos Innohub porque nos gusta invertir y construir, ensuciarnos las manos y apoyar a empresas. De esta forma construimos negocios y ayudamos a los emprendedores con los suyos”, explica Burguera en entrevista a El Economista.

El emprendedor de toda la vida menciona que su modelo de negocios es builder company, que por una parte funciona como fondo de capital privado y por otro como cofundador de startups tecnológicas de alto impacto, a las que se les inyecta hasta 1 millón de dólares de capital.

Detalla que ellos mismos definen los proyectos a construir y posteriormente buscan dos cofundadores (uno enfocado en producto y otro en desarrollo de negocios) que ayuden a dirigir la empresa. Asimismo, los elegidos reciben por dos años 50% del capital, capacitación para accesar al mercado, desarrollar adecuadamente el modelo de negocios y en otras áreas como administración y back office, y cuando el periodo termina, los cofundadores dirigen solos el negocio. De igual manera, reciben un salario desde el primer día que son cofundadores.

“No somos una aceleradora o incubadora porque a diferencia de ellas, nosotros no recibimos proyectos externos. Somos emprendedores seriales e ideamos diferentes ideas que resuelven problemáticas de negocios tanto en México como Latinoamérica. También nos basamos en modelos de otras startups exitosas en Estados Unidos y vemos si hay un competidor en México. Si no lo hay, buscamos tropicalizarlo en el país porque creemos que lo importante no es la idea, sino su ejecución”, dice.

Para elegir a los cofundadores, Burguera y sus socios se aseguran que tengan 27 años o más, mínimo de cinco a siete años de experiencia en otras empresas o startups (de ser posible en el sector fintech, logística o servicios financieros), ya haber gestionado equipos de trabajo y estado involucrados en los procesos de innovación de otras empresas. Los recién egresados no son candidatos.

Entre el talento que han reclutado, se encuentran especialistas que pertenecían a empresas como Google, Cabify, Uber, entre otras. Este reclutamiento ha permitido que, al día de hoy, el equipo sea de 135 y se tenga planeado el lanzamiento de cuatro startups para el 2019 y cinco para el 2020.

Startcups

Otro ejemplo de emprendimiento para emprendedores es Startcups, incubadora y aceleradora de empresas creada por Alejandro Lomas.

Al igual que Raimundo, Alejandro desarrolló su modelo de negocios por la necesidad de apoyar a los nuevos emprendedores, por lo que en seis meses ofrece un programa de aceleración a startups disruptivas y con alto impacto, a través de financiamiento y mentorías.

“Nos dedicamos 100% a recibir emprendedores con alguna tecnología que esté
cambiando el mundo y que sean escalables”, señala.

La condición para ser aceptado es que cuando la startup tenga un buen crecimiento, sea mentor de otros emprendedores y nuevos talentos. “Esta cláusula está en el contrato que firman y permite seguir impulsando el emprendimiento en el país”, dice.

Por el apoyo, Startcups obtiene ganancias que van de 10 a 15% y tras la inversión que puede llegar hasta ocho años, puede ser factible venderla a compañías más grandes como Google. En total, se ha apoyado a 65 startups; de las cuales, 34 están logrando importantes resultados, además de que algunas tienen acercamientos con Silicon Valley.

Entre sus planes está ayudar a 50 empresas nacionales con quienes se buscará escalar durante seis meses o un año; la creación del propio fondo de inversión Caffeine Ventures y charlas tipo ted llamadas coffee ­talks para dialogar sobre las claves del ecosistema emprendedor.

Gracias a su labor, desde el primer año de operaciones, han obtenido el reconocimiento de incubadora de alto impacto por parte del Instituto Nacional del Emprendedor.

elizabeth.lopez@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario