Inteligencia Artificial en las empresas

“La mejor manera de predecir el futuro es inventándolo”
Alan Kay, informático estadounidense.

OPCIÓN A)

Domingo, 8:00 de la mañana y la lista del super de un hombre sigue sujeta por un imán en su refrigerador, intacta. Se ha fijado que el primer partido de la selección mexicana está a punto de empezar. Las compras tendrán que ser diez minutos menos exhaustivas. No hay tiempo para revisar si hay nuevas marcas, o si hay buenas ofertas. Llega al lugar, compra todo en tiempo récord, pero al llegar a la zona de cajas, se da cuenta del tamaño de la fila (enorme) y tristemente, se hace a la idea de que no logrará llegar a su casa para el silbatazo inicial.

OPCIÓN B)

En otro lugar del país, alguien se da cuenta que la lista del super está en su refrigerador. Toma su celular, abre la aplicación del supermercado de su preferencia, elige los productos que hacen falta y al final, paga sus compras, el resto de la mañana tiene que esperar al repartidor en casa. Si las cosas salen bien, las compras llegarán antes del partido.

OPCIÓN C)

Finalmente, en otra parte de la ciudad hay otra persona que ve en su refrigerador y se da cuenta que hay poca comida para la semana y México juega contra Alemania en unos minutos. Necesita ir rápido a comprar víveres. Toma una bolsa de tela, sus llaves y el teléfono móvil. En la entrada del supermercado, toma su celular y abre una aplicación específica que le da acceso a la tienda. Toma los productos y los deposita en su bolsa. Sale de la tienda, no hay cajas, ni filas. Al salir, un mensaje ha llegado a su celular. Es el ticket de sus compras y el comprobante de su banco por el importe exacto de las mismas.

Los tres escenarios planteados son una realidad. Hay personas que prefieren medios tradicionales para realizar sus compras, pero hay otros que harían todo lo posible por evitar las filas y la pérdida de tiempo innecesario y aunque algunos pensaríamos que son situaciones ficticias, en realidad ocurren más de lo que imaginamos. La tecnología, en especial la Inteligencia Artificial (IA), en la empresa es una tendencia que está marcando nuevos retos y solucionando las vidas de más y más personas a lo largo y ancho del planeta. Basta con mencionar algunos de los ejemplos más simples:

  • Sistemas de voz que transcriben el lenguaje humano, como Siri y demás aplicaciones que escuchan y brindan respuestas.
  • Códigos de barras, QR y Métodos de pago vía celular (Apple Pay, Samsung Pay, etc.)
  • Tiendas de ropa con probadores interactivos
  • Agentes virtuales (chatbots) que brindan respuestas y asistencia técnica

Ahora bien, hay que especificar que para los tres escenarios planteados, hay un mercado bien segmentado, con un perfil de cliente para quien están pensadas las soluciones. ¿Cuál de las opciones elegirías?; ¿Cuál será el primero de los tres modelos en desaparecer? ¿Por qué?

Personalmente, creo que cualquiera de las tres, todo dependerá de la demanda y los avances de la misma IA, ya que las herramientas que hoy son innovadoras pueden ser obsoletas en poco tiempo, si se toma en cuenta la velocidad con que se mueve el mundo. Por ello, antes de implementar estrategias que incluyan esta tendencia, hay que tomar en cuenta el objetivo de la herramienta y los alcances inmediatos.