Mujeres STEM

En el mundo tecnológico todavía hay mucho por hacer para reducir la brecha de género, es una realidad que las mujeres todavía no ocupamos los lugares que deberíamos y es importante trabajar para ampliar las opciones que le ofrecemos a las niñas, esto puede ser un gran comienzo, romper paradigmas y trabajar en crear cada día las condiciones que llevarán a las niñas a ser lo que en realidad sueñan.

Incursioné en el mundo de las ciencias y la tecnología desde muy pequeña y con el tiempo he logrado entender bien de qué hablamos cuando nombramos la brecha de género en este campo. Ahora me dedico a hacer software engineering y trabajo con una gran diversidad de personas, no sólo de México, sino del mundo, he desarrollado habilidades que se requieren cuando necesitas hacer oír tu voz.

Ser parte de una empresa como Wizeline me ha llevado a defender mis ideas por un lado, y por otro he aprendido a trabajar en equipo, en algunas ocasiones a apoyar el trabajo de alguien más con mis conocimientos y experiencia. También he descubierto el potencial que cada miembro del equipo tiene y cómo debemos gestionar los recursos humanos en un gran proyecto.

Mi acercamiento a las matemáticas fue a partir del juego y la diversión, con el tiempo me di cuenta de que era muy buena en eso y me hacía feliz. Tenía tiempo libre y lo invertía en aprender y sin darme cuenta me metí por completo en el campo. Es muy importante tener la libertad para desarrollarte en un ambiente divertido, sin presión ni miedo.

Por eso creo que debemos guiar a las niñas para que logren identificar qué cosas les gusta hacer y en qué son buenas, porque siempre hay una inclinación hacia un área específica pero es importante la estimulación. La mayoría de las chicas son creativas y esto tiende a conducirlas a industrias que se consideran creativas —arte, moda, literatura, entre otras— sin reparar en que STEM (Ciencias Naturales, Tecnología y Matemáticas) también es un área extremadamente creativa, con mucha belleza, no siempre visual, pero la creatividad es definitivamente necesaria y estimulada en el área.

Si bien el camino para muchas mujeres que están ahora involucradas en la ciencia y la tecnología no ha sido fácil, creo que esto no tiene que ver con las capacidades que desarrollemos sino con un entorno social que en menor o mayor medida definen nuestras profesiones.

Si las mujeres dejamos de concentrarnos en las tareas tradicionalmente femeninas, podemos descubrir un universo de posibilidades que, además de hacernos felices, pueden retribuirnos económicamente, pues el camino STEM parece tener las mejores oportunidades para el futuro. Con esto no quiero decir que las profesiones usualmente femeninas no sean tan buenas, pero hay mucho que las mujeres podemos aportar al mundo de la ciencia y la tecnología.

Consejos para criar más niñas en ciencia y tecnología

Hay poco interés por parte de las niñas y jóvenes en estudiar una carrera STEM y puede que esto tenga que ver con las expectativas que se generan en nosotras desde la niñez. En general vemos estos exitosos modelos de mujeres que triunfan en el mundo de la moda pero es casi imposible encontrar en una película a mujeres que se desenvuelvan en la ciencia y tecnología. Esto me parece lamentable, aunque a simple vista no lo parezca, las posibilidades para estudiar y trabajar en el área son cada vez mejores.

Según un estudio de National Center fot Women and Information Tecnology, el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos calcula que para el año 2020 habrá más de 1.4 millones de oportunidades de empleo vinculadas a la computación; sin embargo, con las tasas de graduación actuales, sólo podrán llenarse 30% de esas vacantes con estadounidenses licenciadas en computación. Las niñas representan una fuente valiosa y no explotada de talento.

  • Ofrece a las niñas experiencias tempranas en materia de tecnología y ciencia. Es importante poner especial atención en ofrecer una amplia variedad de juegos, actividades y juguetes.
  • Amplía los intereses de las niñas. Debemos romper la idea de que hay cosas específicas para niñas y otras para niños.
  • Brinda aliento en todo momento sin hacer un juicio previo. No subestimes el poder de este esfuerzo constante.
  • Habla con las chicas y con las personas que les rodean sobre los prejuicios inconscientes y busca la forma de romperlos.
  • Es imprescindible ofrecer la posibilidad de crecer en una familia donde las profesiones no tengan un género específico. El género no tiene que ser una condicionante y ellas deben poder elegir qué quieren hacer, cómo vestirse o a qué jugar sin prejuicios. Si no incentivamos esta toma de decisiones, crecerán sin habilidades blandas que se derivan de estos comportamientos, y esto puede afectar su forma de desenvolverse en su lugar de trabajo (falta de liderazgo, propiedad, síndrome impostor, etc).
  • Tania Mendoza, Software Engineer en Wizeline.