Su empresa debe estar en la nube

Al ser parte de una sociedad conducida por los datos, las empresas son capaces de obtener y recopilar la información que generan, resultando en un bagaje de gran valor que debe ser cuidado, respaldado y procurado por cada una de las partes involucradas, de esta forma se refuerza la calidad de los procesos, el desarrollo de las actividades, y especialmente, la confianza de los clientes sobre la seguridad de su información.

Por ejemplo, para un despacho contable los datos han sido siempre su principal activo, recopilando la actividad de sus clientes para condensarla en un informe que demuestre y justifique el flujo de capital, tanto para usuarios como para empresas de todo tipo. El poder concentrar, filtrar y ordenar digitalmente esta información resulta sumamente práctico para los contadores, al permitirles encontrar los archivos de manera más rápida e incluso, automatizar varios pasos del proceso de declaración.

Para ellos, y para cualquier giro y tamaño de negocio, la adopción de servicios en la nube brinda beneficios que van desde disminuir tiempos de respuesta hasta habilitar la disponibilidad de archivos y proyectos a múltiples usuarios, lo que ofrece esquemas más colaborativos, abiertos y flexibles para los empleados del lugar. De este modo, si por alguna eventualidad no está disponible el responsable de pedidos en una firma de paquetería, otro miembro del equipo puede acceder a la carpeta correspondiente y asegurarse de que el envío llegue en tiempo y forma a manos del cliente.

En términos económicos, los beneficios son claros: la inversión en software y servicios de nube resulta mucho más rentable a largo plazo que la implementación de sistemas análogos, al reducir costos de mantenimiento y maximizar el retorno de inversión gracias a su potencial para incrementar la productividad de las organizaciones. Tomando esto en cuenta, un bufete de abogados puede ahorrarse costos relativos a renta de oficinas, espacio de piso dedicado a archivo documental y hasta traslados a dependencias gubernamentales al centralizar parte de sus tareas en entornos digitales.

Pero ¿qué pasa con la seguridad? Trasladar información y datos a la nube ya no tiene que ver con riesgos de seguridad porque los servicios de este tipo suelen regirse por sólidas políticas de protección y múltiples protocolos de autenticación. Al desprenderse de tal preocupación y decidirse a incorporar una estrategia digital anclada de servicios en la nube, las empresas se favorecen de un atributo fundamental de estas tecnologías: hacer más con menos.

Al impulsar la agilidad y eficiencia de los procesos, reconfigurar la asignación de presupuestos y establecer una plataforma de colaboración segura para los miembros del equipo de trabajo, es claro que todo tipo de empresas, incluyendo las PyMEs, se ven favorecidas por la adopción de servicios en la Nube.

Los tiempos están cambiando y las empresas tienen que asumir este cambio como uno conciliador. La Transformación Digital está sucediendo, y cada vez más las empresas se suman a ella; este es el momento del cambio, lo que implica una gran oportunidad para que los negocios crezcan.

El autor es Carlos Morales, director de aplicaciones ERP & EPM para mercado medios en Oracle de México