Para todo mal, el mezcal de Guerrero

Foto: Cortesía

Hace falta fortalecer la comercialización de la bebida mexicana

Poco a poco el consumo de mezcal ha ido ganando popularidad no sólo en México, sino también en varias partes del mundo. Muchos bares y restaurantes de renombre ofrecen ya algunas marcas de mezcal de alta calidad, pero no sólo en México, sino también en Los Ángeles, Nueva York y San Francisco.

El mezcal se ha puesto de moda entre la gente joven, que hoy en día lo considera sofisticado y artístico. A diferencia del tequila, el mezcal goza de una interpretación más misteriosa y especial, convirtiéndolo en un producto más bien de culto.

Aunque la denominación de origen de dicha bebida espirituosa cubre los estados de Oaxaca, Guerrero, Guanajuato, Durango, Zacatecas, San Luis Potosí y Tamaulipas, sin duda, el mezcal más conocido es el de Oaxaca. Esto se debe a que tradicionalmente este estado ha sido el que más ha divulgado y promovido el mezcal en México y el mundo. En Oaxaca está el poblado de Matatlán, que se anuncia como la capital mundial del mezcal y en donde se cuentan por docenas las fábricas y expendios de mezcal oaxaqueño.

Sin embargo, ante la creciente popularidad de esta bebida, los estados poseedores de la denominación de origen han empezado a experimentar la necesidad de impulsar y promover a sus productores, sabedores de que el boom del mezcal está próximo y podría tomarlos en desventaja y con la guardia baja.

Sabor con calidad

De allí que el gobierno de Guerrero esté interesado en promover el mezcal de alta calidad que se produce en el estado. Particularmente, el secretario de Desarrollo Económico de la entidad, Enrique Castro Soto, con gran visión, tiene interés en apoyar un programa integral de fomento para los productores de mezcal del estado que cuentan ya con marcas registradas y mezcal certificado de alta calidad. Entre las firmas que podrían participar en dicho programa se encuentran: Tecuán, Don Fili, El Guache, Sansekan, El Platanar, Guerrero, Al Centavo y El Penaño.

Lo anterior se debe a que, aun cuando los productores han hecho grandes esfuerzos por lograr una producción de alta calidad, han certificado sus productos y cuentan con una marca registrada que paulatinamente han ido colocando con éxito en el mercado, las ventas de mezcal no reflejan todavía el gran esfuerzo realizado y son insuficientes aún para generar una industria próspera en el estado.

De allí que sea necesario redoblar los esfuerzos de venta, fortalecer los mecanismos de comercialización, detonar una amplia campaña de promoción y la utilización de técnicas avanzadas de mercadotecnia tradicional y digital para impulsar el mezcal de Guerrero.

La instalación de algunos puntos de venta, tanto en el estado como a nivel nacional, ayudará a fortalecer la colocación de estas marcas al interior del país. Por otro lado, la apertura de oficinas de venta en ciudades clave de Estados Unidos como Los Ángeles, Chicago y Nueva York, significará también un punto de inflexión en el proceso mundial del despegue del mezcal como una de las bebidas más populares del mundo. No debemos olvidar que: “Para todo mal, mezcal, y para todo bien, también”.

CRÉDITO: 
Alejandro Gonzaléz, El Economista