Finmex: Queremos hacer más por los emprendedores

Daniela Barroso, directora de Banca de Empresa de Finmex. Foto: Especial

En México, cada vez más personas desean iniciar un negocio, pero sólo uno de cada cinco que solicitan recursos económicos al gobierno, accede a esa ayuda. El financiamiento es la principal limitante para que haya más empresas en el país y las opciones que hay establecen lineamientos difíciles de cumplir para muchos de los empresarios emergentes.

Este año, Finmex lanzó su banca emprendedora y a decir de Daniela Barroso, directora de Banca de Empresa de la sofom “hasta el momento nos ha ido muy bien. No tenemos atrasos, ni cartera vencida con ellos”.

En programas del gobierno como “Crédito Joven”, cuatro bancos abren sus carteras a los emprendedores, pero además de que el préstamo es hasta por 2.5 millones de pesos se debe comprobar dos años de actividad. Finmex solicita seis meses de operación y los montos son hasta por siete millones de pesos, a plazos de tres años. A la fecha, cuenta con ocho clientes en este segmento.

Se trata de una apuesta riesgosa, dado que el tiempo de operación de la compañía no garantiza la continuidad de la misma. Para minimizar el riesgo, Daniela Barroso explica que hacen un trabajo de planeación financiera con los clientes, de manera que conozcan cada paso que dan con los recursos.

Una de las ventajas que la ejecutiva destaca respecto al financiamiento que otorga el gobierno es el tiempo. “En tecnología, es importante que los emprendedores pueden tener acceso a liquidez rápido, porque si se llevan seis meses o un año en acceder al crédito la industria te come. Con nosotros, en siete días hábiles confirmamos si tiene el crédito o no, y para eso hablamos con ellos casi las 24 horas del día durante ese periodo”.

Finmex cobra una tasa de 17 y 21% anual. Barroso reconoce que no es una tasa mayor frente a la banca comercial. La de Banamex por ejemplo es de 9.75% fija para microempresas. Sin embargo, la ejecutiva destaca los contrapesos: no hay comisión por apertura, ni penalización por pagos anticipados, además de que, en lugar de un crédito simple, extienden una línea de crédito.

No te endeudas con un crédito que no sabes si vas a necesitar o no, y eso pasa mucho. Pides dos millones, que a lo mejor no los necesitan y pagan intereses de algo que no usaron. Con nosotros disponen de lo que necesitan y eso les da seguridad para tomar oportunidades de negocios, operan con más facilidad sabiendo que tiene un respaldo detrás, y si no utilizan nada en los tres años que se autorizó la línea, no pagan absolutamente nada”, asegura Barroso.

La directora de Banca de Empresa es optimista sobre el futuro de este producto, y afirma que al menos en la Ciudad de México “vamos por muy buen camino. Y agrega: “apostamos por ser la mejor opción financiera para nuestros clientes y ser la que a más emprendedores esté apoyando en el país, porque la banca tradicional no los está cubriendo, nosotros podemos hacerlo y tenemos oportunidades en ellos”.

Franquicias y pymes

Finmex es más conocida por el financiamiento a franquicias, que anualmente crece a un ritmo de 20%, asegura Daniela Barroso. Finmex apuesta también en este sector por el servicio personalizado y estrecho con el cliente para minimizar riesgos, y para ello tiene franquicias tipo A, que son clientes con los que ya lleva tiempo financiando; y del tipo B, que son los nuevos. Este segmento conforma 70% de su cartera.

La sofom pulió sus instrumentos de medición, de manera que ahora hacen un análisis más escrupuloso sobre la capacidad de apalancalamiento de la franquicia.

Hemos pulido mucho nuestros criterios, evaluamos el riesgo de la industria, dependiendo del retorno de inversión y de muchísimas otras cosas. Queremos apoyar a las franquicias en temas de expansión, pero este estudio nos ha permitido detectar previamente casos de empresas que no pueden endeudarse”, señala.

A pesar del contexto financiero, con un dólar cada vez más fuerte y una inseguridad galopante en varios estados, Daniela Barroso asegura que los empresarios siguen abriendo negocios. “No hemos visto disminución de la cartera, ni en proyectos; por el contrario, vemos un escenario optimista, a gente con muchas ganas de emprender”, sostiene.

Más que nuevos negocios, Finmex ha detectado la tendencia hacia los planes de expansión de sus clientes, sobre todo en alimentos y bebidas y con estructura más robusta y consolidada, además de un mayor análisis de hacia dónde dirigen sus pasos.

“Tratamos de replicar ese análisis con las nuevas franquicias, para apoyarlos en sus planes de crecimiento”, indica Barroso.

El 75% de los clientes de Finmex son de banca empresarial. Se trata de pequeñas y medianas empresas que han adquirido créditos con la banca comercial y que utilizan las líneas de crédito de la sofom para aprovechar las oportunidades de negocio que se puedan presentar. Al igual que con banca emprendedora, no hay comisión por apertura, ni penalización por pronto pago.

La directora de Banca Empresa informa que a la fecha han extendido créditos por un monto total de 170 millones de pesos; el promedio de los créditos es de 5 y 10 millones. Asegura que la sofom ha superado su meta de 40% de crecimiento fijada para este año.

El crecimiento, asegura, se refleja también al interior de la empresa, que no solo ha mudado sus operaciones a una oficina más amplia, sino que la mayor parte de los 45 empleados que tiene actualmente, están en el área comercial, justo para robustecer la cercanía con los clientes.

angelica.pineda@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario