Pymes dejan ir proveeduría en autoservicios

Foto: Archivo / elempresario.mx

Fracasa 80% de las empresas que busca ser proveedora de las grandes cadenas de autoservicio.

En méxico 80% de las pequeñas y medianas empresas (Pymes) que entran como proveedoras a una cadena de autoservicios, no superan los tres meses de participación.

La falta de capacidad de producción, certificación en sus procesos y poca profesionalización merman su competitividad, afestirmaron expertos.

Para dar solución a estas limitantes, la Secretaría de Economía (SE) implementó hace dos años el Programa de Desarrollo de Proveedores en conjunto con la Cámara de la Industria de la Transformación (Canacintra) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El objetivo era integrar a las Pymes a las cadenas de valor impulsadas por empresas tractoras, brindando estrategias que les permitieran cumplir con los requerimientos de compra solicitadas.

De acuerdo con información oficial, de enero a junio del 2009 se impulsó el desarrollo y encadenamiento de 1,925 Pymes proveedoras de 28 empresas tractoras.

A 120 de ellas se les proporcionó material de apoyo para integrarse a cadenas de autoservicio o supermercados del estado de Tabasco; 52 se desarrollaron a través de metodologías especializadas; una se certificó en el sector aeronáutico, y 1,752 proveedores se registraron en ocho portales donde las grandes compañías publicaron sus demandas.

A pesar de estos esfuerzos, los expertos coinciden que las Pymes no están preparadas para entrar a “las grandes ligas”.

Deficiencias que combatir

Los principales obstáculos que enfrentan las empresas en crecimiento que buscan ser proveedoras de grandes cadenas de autoservicio como Wal-Mart, son los errores al calcular sus costos de producción y la falta de capacidad para producir más conforme aumenta la demanda, lo que a veces disminuye la calidad de los productos, destacó Jorge Quiroga, director para México, el Caribe y Sudamérica de 8th & Walton.

“Piensan que por ser pequeñas se les tienen que aceptar demoras en la entrega de pedidos, mercancía incompleta o cancelaciones. Las Pymes deben de profesionalizarse, pues tienen tanta responsabilidad como las grandes compañías”, dijo.

Actualmente, Wal-Mart tiene 12,000 proveedores, de los cuales 4,800 son pequeñas y medianas empresas.

“No siempre un proveedor está preparado y cumple con los estándares y normas de calidad que pedimos”, confesó Antonio Ocaranza, director de Comunicación Corporativa de Wal-Mart de México.

Tener un código de barras y cumplir con la Norma Oficiale Mexicana (NOM) aplicables al tipo de mercancía son las principales especificaciones que solicita la cadena para ser proveedor.

El problema de flujo de efectivo también resulta una limitante para continuar en la venta a cadenas de autoservicio, comentó José Antonio Bohon, catedrático de la Universidad Anáhuac Sur.

“Las grandes empresas no pagan inmediatamente, tienen un plazo de crédito y en ocasiones el pequeño proveedor no contempla ese tiempo que retrasa su flujo de efectivo y lo obliga a pedir financiamiento para pagarle a sus propios proveedores o resurtirse”, explicó Bohon.

Prepárate para competir

El proceso de desarrollo de un proveedor dura entre ocho y 12 meses, con base en sus áreas de oportunidad.

En el 2009, Wal-Mart México puso en marcha el Programa de Desarrollo de Proveedores en coordinación con la SE y el PNUD, dando asesoría a las empresas para perfeccionar su imagen y presentación de los productos.

“Después de un año de capacitación, las Pymes se convierten en proveedores permanentes, aumentando sus clientes y diversificando sus mercados”, agregó Ocaranza.

salvarez@elempresario.mx

CRÉDITO: 
Samantha Álvarez

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.