Pagan por hacer el bien

Rodrigo Ramos, jefe de operaciones de Nomad Mundo Joven. Foto EE: Natalia Gaia

En la industria del turismo, una modalidad que gana terreno es el viaje de voluntariado, que atrae a jóvenes y adultos por igual. México es una potencia turística, pero también llena de necesidades, sin embargo, pocas agencias se especializan en este tipo de ofertas que, ha decir de Rodrigo Ramos, jefe de Operaciones de Nomad Republic, es “una experiencia transformadora”.

“Somos una empresa especializada en viajes de voluntariado, tanto nacionales como al extranjero. En estos viajes te sumas a un proyecto social o ambiental en diferentes destinos; trabajas dentro de una asociación civil o con alguna causa para beneficiar a una comunidad o al medio ambiente”, precisa en entrevista el emprendedor.

Ramos asegura que no hay mejor manera de conocer una comunidad y su cultura que convivir con ésta. Los viajes incluyen hospedaje, comida, traslados y materiales.

El proyecto más económico es de 400 dólares por semana, en Guatemala. El monto baja si la estadía es mayor. El más caro, a una reserva de osos panda en China, cuesta 900 dólares por siete días. Un proyecto comunitario en Puerto Escondido, en Oaxaca, cuesta alrededor de 8,500 pesos.

Una de las comunidades donde han generado un impacto positivo es Sacalaca, en Quintana Roo, una de las zonas más pobres del estado. Ahí ayudaron a generar cooperativas de artesanos y agricultores y colaboraron para limpiar un cenote -uno de los más bonitos que he visto en mi vida, indica Ramos—, que se ha convertido en una atracción turística en la zona.

Para potenciar este impacto, Nomad trabaja con universidades en programas específicos de voluntariado. Los estudiantes aplican sus conocimientos para detonar, entre otras tareas, proyectos productivos en la comunidad.

La startup también organiza experiencias para corporativos que quieren reforzar los lazos de equipo entre sus miembros. Este año, la empresa moverá de 500 a 600 personas de diferentes compañías de Estados Unidos. Los 400 miembros de una de ellas, proveniente de Dallas, viajarán a Tlaxcala, donde ayudarán a construir escuelas para niños con capacidades diferentes.

Alianza con Mundo Joven

La operadora de viajes turísticos Mundo Joven anunció recientemente la adquisición de 30% de Nomad Republic, fundada por Nicolás Guerrero, Sebastián García y el propio Ramos y con quien ya tenían una alianza comercial. Con esto pasa a llamarse Nomad Mundo Joven y se convierten en el brazo ejecutor del turismo de voluntariado de la agencia, explica Rodrigo Ramos.

Y es que esta clase de viajes tiene potencial. Hasta el 2004, se estimaban 800 organizaciones de este tipo en por lo menos 200 países. El mercado mueve a 1.6 millones de voluntarios, con un crecimiento de 5-10% en el 2013, tan sólo en Europa Occidental.

En el 2012, 35% de los adultos dijo en una encuesta que le gustaría desarrollar alguna actividad de voluntariado, contra 6% que ya lo había hecho. Un estudio de la empresa GockoGo arrojó que 44% de los entrevistados prefería los viajes de más de un mes; el destino predilecto fue Perú (23%) y 62% deseaba involucrase en labores humanitarias.

De hecho, Nomad es resultado de este tipo de experiencias. Dos de sus fundadores viajaron a África, Asia y Oceanía como voluntarios y al ver que no había esta clase de servicio en México, decidieron crear la agencia que, como todo nuevo negocio, pasó duras pruebas para sobrevivir, lo que incluyó una asociación malograda con una agencia inglesa. Ahora, con Mundo Joven, apunta hacia su expansión. Colombia será su primer destino.

Por lo pronto, la startup con seis empleados colgará el letrero de vacante, ya que va a requerir duplicar su número de personal, para atender con éxito a las 700 personas -clientes individuales, corporativos y universidades— que viajarán con Nomad este año.

angelica.pineda@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.