Ley en México protege al consumidor

Archivo./ elempresario.mx

En nuestro país la ley protege los intereses económicos de los consumidores ante publicidad engañosa y contratos con cláusulas ventajosas; empresas, vulnerables.

Calidad y seguridad en el servicio, son los retos que tienen las empresas mexicanas frente a sus consumidores. Estos últimos se encuentran protegidos por la legislación respectiva, misma que puede sancionar a las empresas que no cumplan con lo que ofrecen.

Sólo un consumo responsable es bueno. En México existe la Ley Federal del Consumidor que se encarga de velar por los intereses y dar certeza jurídica ante las relaciones entre consumidores y proveedores. De esta norma se desprende la Ley Federal de Protección al Consumidor, donde hay seis derechos básicos.

El primero es el derecho a la protección de la vida y seguridad del consumidor contra riegos provocados por productos y servicios.

El consumidor también tiene la facultad de elegir con suficiente conocimiento de causa aquellos productos y servicios que mejor le convengan.

También tiene derecho a la prevención y reparación de daños tanto individuales como colectivos y acceder a la tutela de órganos administrativos y judiciales.

Finalmente, la ley protege los intereses económicos de los consumidores ante publicidad engañosa y contratos con cláusulas ventajosas, entre otros.

Si en algún momento el consumidor siente que se están violando sus derechos existen dos vías para hacerlos valer: la administrativa y la jurisdiccional.

Acción de grupo

La Ley Federal de Protección al Consumidor también establece la figura de acción de grupo.

“Aunque no tiene el alcance necesario, esta figura ha tenido casos de éxito contra aerolíneas e inmobiliarias”, afirmó Raúl García Moreno, subprocurador jurídico de la Procuraduría Federal del Consumidor.

El funcionario opinó además que es fundamental que el Congreso apruebe también la reforma constitucional que permite las acciones colectivas.

Las acciones colectivas tendrán que ajustarse para darle la facultad a diversos organismos como la Condusef por servicios financieros, la Profepa en problemas ambientales y la Profeco para los consumidores.

Paralelo a esto se tiene que reformar el proceso para obtener juicios más ágiles con plazos breves, y formular nuevos mecanismos precautorios y eficaces.

No obstante, mientras no sea un hecho la reforma la recomendación del experto de la Profeco es que los consumidores tengan herramientas para saber qué hacer en caso de que se viole algunos, de sus derechos.

mdionisio@eleconomista.com.mx

CRÉDITO: 
Marisol Dionisio Rodríguez