¿Cómo afectó el sismo a los comercios minoristas?

Foto: Especial

Los efectos de los sismos del 7 y 19 de septiembre pasado se agudizaron más en el consumo privado de los estados que registraron daños.

En el décimo mes del 2017, los ingresos por suministro de bienes y servicios del comercio al por menor reportaron pérdidas en las seis de las ocho entidades federativas afectadas por las contingencias.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la caída anual más pronunciada de este grupo se observó en Chiapas, con 5.2%; este resultado significó el tercer desplome al hilo y el segundo que supera el umbral de 5.0 por ciento.

Al comercio minorista chiapaneco le siguió el de la Ciudad de México, con un descenso de 4.8%, cifra que incluso es mayor, para un mes de octubre, que la disminución de 4.1% en el 2009, año de la crisis económica y financiera.

También este indicador del consumo privado obtuvo una variación anual negativa de 3.7% en Tlaxcala, 3.4% en Guerrero, 2.1% en Oaxaca y 0.7% en Morelos. Destaca que sólo en el comercio guerrerense la baja es más pronunciada que la de septiembre, es decir, en las demás entidades fue menor el declive, pero si se considera octubre del 2016, todos los territorios con daños por los sismos exhibieron crecimientos.

Los ingresos por suministro de bienes y servicios del comercio al por menor aumentaron en Puebla y el Estado de México, 0.2 y 0.7%, respectivamente; con estas variaciones, el primer territorio repuntó (-1.5% anual en septiembre) y el segundo desaceleró (2.8 por ciento).

Los incrementos en las entidades referidas se debieron a que concentran mayor población y es difícil una contracción demasiado grande, aunado a la fuerte interacción que tienen con el mercado de la Ciudad de México, indicó José Luis de la Cruz Gallegos, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

Explicó que los sismos motivaron en las entidades involucradas una desaceleración económica, si bien, en algunas ya se veía una tendencia a la baja, el desastre natural se compaginó y contrajo aún más los ingresos del comercio al por menor.

El problema de Chiapas, aseveró el director del IDIC, es que tiene una economía de pobreza, es decir, 80% de las personas ocupadas allá está laborando en la informalidad.

“Entonces en una economía que no ha logrado crear nuevos diferenciales productivos eso es lo que acaba planteando, un elemento en donde no hay reactivación económica, y eso se refleja en la disminución de ventas exacerbada por los eventos naturales”, enfatizó.

Empleo de bajo ingreso

En el caso de Morelos, se observó que la variación anual negativa presentada en octubre del 2017 significó su sexta caída consecutiva y su primera para un mismo mes desde el 2008, año en que comienza la base estadística actualizada del Inegi; en este último panorama se mostraron igual Guerrero y la capital del país.

“Esta desaceleración del sector del comercio, en general, es mucho motivada porque el empleo que se está generando es de bajo ingreso y al final del día cobra factura”, dijo José Luis de la Cruz.

En tanto, las compras en los establecimientos al por menor, como tiendas de abarrotes, ferreterías, carnicerías, tortillerías, tuvieron un impacto desfavorable principalmente en los estados de Guerrero, Chiapas y Tlaxcala, donde cayeron por debajo de 6.0% con respecto al décimo mes del 2016.

Raymundo Tenorio Aguilar, especialista del Tecnológico de Monterrey, puntualizó que, por el contrario, las ventas se incrementaron para los comercios al mayoreo ante esta desgracia natural.

Refirió que las personas damnificadas no tuvieron la necesidad de comprar en los comercios al por menor, debido a que “la capacidad de respuesta de la sociedad fue tan grande que rebasó las donaciones de todo tipo de cosas”.

Tenorio Aguilar señaló que “es paradójico: la ayuda de donaciones frenó las ventas del comercio al por menor en estas entidades”.

Colima y Tabasco

A nivel nacional, los ingresos de los establecimientos minoristas disminuyeron 0.1% a tasa anual en octubre.

De las 12 entidades con ascensos en esta variable, los mayores aumentos se dieron en Colima (7.2%), Baja California Sur (6.6%), Coahuila (5.7%), Quintana Roo (5.0%) y San Luis Potosí (4.2%); del conjunto de estados con desplomes, los más pronunciados fueron en Ciudad de México (4.8%), Chiapas (5.2%), Zacatecas (6.1%), Querétaro (8.7%) y Tabasco (9.6 por ciento).

CRÉDITO: 
Mariana Álvarez / El Economista