Capital o crédito, elige el financiamiento adecuado

Foto: Especial

El financiamiento es fundamental para los negocios, pero cómo saber en qué etapa de la empresa buscar un crédito o que herramienta financiera elegir para para no generar problemas económicos.

De acuerdo con el Reporte de Crédito Konfío, entre las pequeñas y medianas empresas (Pymes) de México existe un desconocimiento general sobre programas de financiamiento y capital de inversión, lo que lleva a los pequeños empresarios a tomar malas decisiones financieras. Además de ello, 68% de los empresarios señalan la falta de crédito como una limitante para el desarrollo de su empresa, debido a las restrictivas que encuentran al solicitar un crédito empresarial a instituciones bancarias.

Estas acciones son contraproducentes para el desarrollo de estas empresas, pues les restan liquidez y causan sobreendeudamiento a las Pymes. Para guiar a los pequeños empresarios y emprendedores en la elección del instrumento financiero más adecuado para sus necesidades, Konfío enumera los principales aspectos a considerar para elegir la opción conveniente para cada empresa.

  • Arranque de operaciones. Cuando un emprendedor tiene una idea de negocio y busca echarlo a andar, necesitará de capital para poder comenzar operaciones. En este caso, recurrir a inversionistas o fondos de inversión es la opción más adecuada para su arranque, pues además de obtener el capital necesario para financiar su proyecto, los emprendedores tienen la oportunidad de recibir asesoría por parte de sus inversores para guiar a su empresa por buen camino. El crédito no es recomendable durante un proyecto en esta etapa, pues debido a los intereses y los requisitos que se solicitan no resulta una opción productiva y que de valor a la empresa.
  • Generar valor inmediato. Cuando la empresa ya se encuentra en operación, y se requiere mejorar su capacidad de pago, cerrar ventas, generar impacto en alguna parte de sus procesos o tomar alguna otra decisión casi de inmediato, el crédito para negocios es la mejor opción, pues permite a los negocios contar con capital de manera rápida y sin perder liquidez en su negocio. Para solicitar la opción más adecuada de crédito deben tomarse en cuenta factores como la tasa de interés, el tiempo del proceso y los plazos.
  • Generar valor a largo plazo. En el caso de buscar la creación de nuevos productos, el apalancamiento de la empresa o mejorar el producto o servicio que vende el negocio, el levantamiento de capital constituye la vía ideal para obtener el financiamiento necesario para los proyectos de esta naturaleza. Ya que presentarles el proyecto a nuevos inversionistas y cerrar negociaciones con ellos es un proceso largo, debe planificarse con bastante tiempo de anticipación, pues este proceso puede tomar hasta 6 meses.
  • Financiar un proyecto específico. El plan de negocios de una empresa contiene proyectos y acciones en concreto para acelerar su crecimiento, que requieren de un presupuesto especial para poder ser puestos en marcha. En esta situación es recomendable solicitar un crédito para negocios, en donde se tengan claros los plazos para liquidar el préstamo, con el fin de no generar intereses adicionales que interfieran con el balance general del negocio.
  • Crecimiento de operaciones. Cuando un negocio ha alcanzado una estabilidad financiera que le permite continuar creciendo, debe comenzar a pensar en cómo debe manejar sus procesos para hacer crecer sus operaciones, sea contratando más personal o abriendo nuevas plantas de trabajo. Para comenzar a operar a un nivel más grande, el financiamiento a través de un crédito empresarial es una opción viable, pues el acceso a dinero de forma rápida es fundamental para aprovechar las oportunidades de negocios del momento, que pueden ser determinantes para el crecimiento de la organización.

Cualquiera sea el caso y la situación por la que atraviese un negocio, la elección del financiamiento siempre debe ser tomada teniendo en cuenta las condiciones en que se encuentran sus operaciones, para poder convertirse en una herramienta útil que permita el crecimiento de la empresa.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario